Editorial

Luz Raquel…

Luz Raquel es uno de los nombres por los que la Iglesia pedirá… Un crimen que pudo evitarse aplicando el mínimo sentido común, pero fue superior la incompetencia e indolencia del sistema político y de justicia que sigue incriminando y haciendo culpables antes que privilegiar la presunción de inocencia y proteger a quienes estén amenazados. De todo eso, algún día, los responsables rendirán cuentas, sea en esta vida o en la otra…

Editorial CCM

Otro feminicidio que estremece e indigna, pero nada más. Aún la sociedad debate acerca de lo que pasó a la joven Debanhi Escobar, asesinada en Nuevo León, cuando en Jalisco, otro estrujante crimen levantó voces de repudio, el asesinato de Luz Raquel Padilla Gutiérrez, madre de un niño con autismo y activista por la visibilización del cuidado de personas.

Luz Raquel fue asesinada a plena luz del día y a la vista de todos. En un parque cerca de su domicilio en Zapopan fue atacada por tres sujetos y una mujer que le echaron alcohol para después prenderle fuego. Los testimonios de los vecinos que le ayudaron revelaron el desgarrador momento para apagar las llamas que le afectaron el 90 por ciento de su cuerpo provocándole la muerte.

Esa no fue la primera agresión. Otro ataque con cloro industrial provocó lesiones en su cuerpo. La activista padeció amenazas y mensajes intimidatorios que comprometían su seguridad e integridad. Ahora se sabe que ni la Fiscalía jalisciense o la policía de Zapopan actuaron con la debida diligencia para proteger a Luz Raquel de las amenazas que provenían de un sospechoso. Pintas, agresiones, vituperios en redes sociales fueron los focos rojos de una tragedia que se consumó el 16 de julio. 

El “pecado” de Luz Raquel fue vivir en medio de una sociedad que no toleró las crisis de su hijo con autismo. Denunciaría en redes sociales: “Ya levanté mi denuncia, pero no hacen nada por protegerme, tengo miedo por mi vida y la de mi familia”, mientras las pintas intimidatorias aparecían sin mayor recato. La organización #YoCuidoMéxico acusó que ella no fue considerada para tener los beneficios de protección del programa “Pulso de vida” para contar con un botón de pánico y ayuda inmediata. 

¿Qué mas tiene que suceder para impedir estos indignantes crímenes y feminicidios? Más conocidos estos crímenes, hay miles más que no aparecen en los medios. Mes tras mes se dice que “tiene el mayor índice de feminicidios”. Hasta mayo de 2022, en el gobierno de López Obrador, cerca de 13 mil mujeres fueron asesinadas. 

Mientras la indolencia y la polarización continúan acentuando índices de odio inauditos, la solución parece provenir de una iniciativa propuesta por el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. El 6 de julio, cuando fue presentado el proyecto ante medios, el ministro Arturo Zaldívar señaló que “No (se) pueden seguir matando impunemente a las niñas y a las mujeres mexicanas y las autoridades no podemos seguir mirando hacia otro lado, tenemos un compromiso con la gente, sobre todo con las mujeres y niñas de México. Ojalá todos estemos a la altura de este momento histórico y podamos sumar esfuerzos para pasar a un estadio en que nuestras niñas y mujeres puedan salir a la calle sin miedo”.

Las palabras de Zaldívar no pudieron salvar la vida de Luz Raquel. Al terminar este domingo 24 de julio, 10 mujeres podrían perder la vida por circunstancias violentas según estadísticas. Y es precisamente este domingo XVII del tiempo ordinario litúrgico en el que la Iglesia católica está en medio de una Jornada de oraciones por las víctimas de las violencias y desaparecidos. 

Luz Raquel es uno de los nombres por los que la Iglesia pedirá… Un crimen que pudo evitarse aplicando el mínimo sentido común, pero fue superior la incompetencia e indolencia del sistema político y de justicia que sigue incriminando y haciendo culpables antes que privilegiar la presunción de inocencia y proteger a quienes estén amenazados. De todo eso, algún día, los responsables rendirán cuentas, sea en esta vida o en la otra…

Share: