CCM

22.o REPORTE CCM

CLÉRIGOS Y RELIGIOSOS FALLECIDOS EN MÉXICO POR COMPLICACIONES ASOCIADAS AL COVID-19

DEL 15 DE SEPTIEMBRE DE 2021 AL 14 DE ENERO, 2022

Omar Sotelo Aguilar, SSP y Guillermo Gazanini Espinoza

Unidad de Investigación CCM

Clérigos y religiosas fallecidos por la enfermedad y complicaciones derivadas del covid-19 del 15 de septiembre al 14 de enero son:

 

PRELIMINAR

El 22o Reporte, (del 15 de septiembre de 2021 al 14 de enero, 2022) se emite en un periodo llamado de la cuarta ola. La variante ómicron del covid-19 incrementó los contagios de forma exponencial rompiendo los récords diarios mismos que rebasa- ron los 40 mil casos diarios a la segunda semana de enero.

De acuerdo con las autoridades de la OMS, la variante ómicron estaría infectando a la mitad de la población europea. El director del organismo mencionó que ómicron causa un “tsunami” a nivel global y “los hospitales están saturados y faltos de personal, lo que se traduce además en muertes evitables no sólo por COVID-19 sino por otras enfermedades y lesiones en las que los pacientes no pueden recibir la atención oportuna” y ha confirmado que las vacunas de “primera generación no detienen todas las infecciones y transmisiones, pero aún son muy eficaces para reducir las hospitalizaciones y las muertes por este virus”.

En México, como sucedió en los días previos a la pandemia en 2020, las cosas no parecen tomarse con la debida dimensión. Prácticamente, el semáforo epidemiológico es puro adorno de colores. En diciembre de 2021, la variante ómicron se contaba en tan sólo unas personas; para enero de 2022, eran miles los diagnosticados pegando especialmente a quienes están en edad productiva; sin embargo, apenas el semáforo se ha movido en algunos estados mientras que, en la capital del país, la rápida transmisión del virus fue tomada a la ligera, restándole importancia por no haber incremento alguno en las hospitalizaciones ni elevada mortandad. Al 13 de enero de 2022, el número de fallecimientos por covid-19 en México era de 300 mil 912.

El alza de contagios por la variante ómicron propuso la observación de medidas sanitarias en los templos y comunidades católicas. Si bien no con la misma dureza como cuando las olas previas, la vacunación de una parte de la población fue efectiva para lograr la confianza en la congregación de personas.

En el clero mexicano, se llega a la fatídica cifra de 294 obispos, sacerdotes, diáconos y religiosas que han perdido la vida a causa de la enfermedad del covid-19. El seguimiento de las víctimas podría tener una cifra superior a los reportados en este documento. Aunque la vacunación universal ha servido para mitigar el número de decesos, es probable que haya clérigos y religiosas de los cuales no se conozca que la causa de la muerte fue el covid-19.

En la arquidiócesis de Guadalajara, por ejemplo, el cardenal José Francisco Robles Ortega afirmó el 9 de enero que eran treinta los sacerdotes fallecidos por el virus. En este reporte sólo se conocen 28 lo que aumentaría el número en consecuencia.

Otro subregistro es el de las religiosas y consagradas. Lamentablemente, se desconoce el impacto real de la pandemia en las casas y conventos de la vida religiosa femenina. No hay censos específicos ni datos fehacientes que permitan conocer cuántas religiosas han muerto en la pandemia o cómo han sido atendidas por las secuelas del covid-19.

En este sentido, una laguna es la ausencia de registros nacionales oficiales al nivel de la Conferencia del Episcopado Mexicano sobre el número de sacerdotes y agentes de pastoral fallecidos por cada diócesis del país. El asunto no es menor, se trata de una pandemia en la que es importante conocer datos que llevarían a un diagnós- tico sobre la salud de sacerdotes y religiosas y las posibles acciones a adoptar para mejorar los sistemas de seguridad, del cuidado en los presbiterios y particularmente sobre la condición de las mujeres consagradas quienes son las principales fuerzas del trabajo de evangelización y ayuda a los obispos al ser cercanas al cuidado de los prelados en cuanto a la atención de las casas episcopales por ejemplo.

En cuanto al culto público, el presidente de la Conferencia del Episcopado Mexica- no, Rogelio Cabrera López llamó a reforzar los protocolos y medidas preventivas y atender las indicaciones de las autoridades de salud: “El incremento de contagios en el Estado es alarmante, por lo que hago un llamado a la solidaridad y al cuidado de todos, especialmente de los adultos mayores y de los niños, así como de los enfermos que están bajo nuestro cuidado en casa o en centros de salud… Invito a todos para que estemos atentos al llamado de las autoridades y no permitamos que se relajen las medidas que deben tomarse”. Así, el aforo a templos de la arquidiócesis de Monterrey se mantuvo en un 50 por ciento

 

En otras diócesis, las actividades y visitas pastorales fueron suspendidas como pasó en la de Tlaxcala cuando el obispo Julio César Salcedo Aquino suspendió actividades en parroquias como un ejercicio responsable e impedir la propagación de la variante ómicron.

El obispo de la diócesis de San Juan de los Lagos y tesorero de la CEM, Jorge Alberto Cavazos Arizpe, anunció desde finales de diciembre el cierre de la Catedral-Basílica de San Juan de los Lagos para impedir las peregrinaciones de una de devociones más importantes de México, quizá la mayor después de las celebraciones de la Virgen de Guadalupe. El santuario, por disposición oficial, estará cerrado durante el periodo comprendido del 31 de enero al 2 de febrero, fiesta de la Candelaria y de la Virgen de San Juan de los Lagos.

En cuanto a los casos de contagios en el episcopado nacional, a enero de 2022 padecieron la enfermedad los siguientes prelados:

• Cardenal Felipe Arizmendi Esquivel
• Mons. Onésimo Cepeda Silva
• Mons. Adolfo Miguel Castaño Contreras • Mons. Eugenio Lira Rugarcía
• Mons. Francisco González Ramos
• Mons. Fidencio López Plaza
• Mons. Roberto Yenny García
• Mons. José Isidro Guerrero Macías

En la pandemia, el episcopado mexicano ha perdido siete obispos, cuatro eméritos, un auxiliar y dos en ejercicio del gobierno pastoral. Hasta el 14 de enero eran 38 casos en el episcopado nacional quienes padecieron la enfermedad, siete fallecieron.

BAJA EL INFORME COMPLETO

22 Reporte 2022 CCM ok

 

Share: