Editorial

Cardenal Parolin en México ¿Un empuje a las relaciones con la Santa Sede?

 

Parolin llegará a un México polarizado después de las elecciones y se topará con una realidad donde el voto refrendó la opción política de izquierda que pugna por la imposición de ideologías contrarias a los valores del catolicismo.

Editorial CCM

Las relaciones de México con la Santa Sede cumplirán 29 años. En 1992, la política neoliberal del régimen del presidente Carlos Salinas de Gortari decidió la modernización de la relación del Estado y las iglesias después de décadas de simulación jurídica. El miércoles 15 de julio de 1992 fueron publicadas en el Diario Oficial de la Federación las nuevas disposiciones que inauguraron el nuevo estatus legal que dieron forma a la laicidad y a la separación del Estado con las iglesias.

Desde entonces, México y la Santa Sede mantienen relaciones diplomáticas que, conforme el tiempo, han destacado por mantenerse en las formas de cooperación que no oculta, por otro lado, las preocupaciones del Vaticano en cuanto a la situación de México y del catolicismo en temas que afectan el desarrollo de la región como la migración, la libertad religiosa, la dignidad de las personas y la defensa de la vida entre otros temas.

Esta semana, Pietro Parolin, cardenal secretario de Estado del Papa Francisco, estará en México. Los motivos son eminentemente religiosos, la ordenación al episcopado del sacerdote yucateco y funcionario diplomático Fermín Sosa, el sábado 19 de junio, quien fue designado nuncio apostólico en Papúa Nueva Guinea. Es el segundo nuncio mexicano después del arzobispo jalisciense Luis Robles Díaz quien representó a la Santa Sede en Cuba.

Aunque la visita de Parolin no tiene un carácter oficial, la estancia del secretario de Estado trae aparejadas algunas consecuencias en estas casi 3 décadas de relaciones diplomáticas especialmente por los momentos en los que se encuentra México. Que el cardenal Parolin viaje a México, visite la capital del país y Yucatán, estado donde el índice de contagios por covid-19 ha ascendido de forma preocupante, dice mucho igualmente de la centralidad que México ocupa en el tema de las relaciones bilaterales con la Santa Sede.

Fermín Sosa se convierte en el primer nuncio mexicano treinta años después del restablecimiento de relaciones diplomáticas. Al ser consagrado por Parolin, el mensaje considera la importancia de las relaciones entre ambos países. Con eso, igualmente podría inaugurar una nueva fase en la actualización del marco jurídico de la laicidad en donde la Iglesia ha ocupado un papel preponderante, especialmente cuando su gran capacidad de organización ha desplegado Cáritas diocesanas para paliar la pobreza, la atención a los migrantes, la protección de la dignidad de la persona y la vida. Es un momento clave igualmente cuando el nuncio Franco Coppola ha desplegado una intensa actividad en medios después de la visita a la diócesis de Apatzingán, invitado por el obispo Cristóbal Ascencio García, para ser testigo y animar en la fe a las víctimas de la violencia en Aguililla y llamar al Episcopado Mexicano a una mayor presencia e involucramiento para acompañar y consolar a quienes sufren en estos momentos de nuestra historia.

Parolin llegará a un México polarizado después de las elecciones y se topará con una realidad donde el voto refrendó la opción política de izquierda que pugna por la imposición de ideologías contrarias a los valores del catolicismo. Su visita tendrá una verificación del pulso de la Iglesia mexicana la cual tiene ahora un marco de acción que se plasma en el PGP 2031. No obstante la brevedad de la visita para ordenar al nuncio Sosa, el cardenal Parolin irá a la Insigne y Nacional Basílica de Guadalupe el domingo 20 de junio donde celebrará la misa de mediodía. Esa será la oportunidad donde los mexicanos escucharán el mensaje de quien es estimado como el número dos del Vaticano tan sólo por debajo del Papa Francisco para reafirmar la centralidad de la fe en la Guadalupana del país que, todavía, es de los más grandes por el número de católicos en el mundo.

 

 

Share: