CCM

“Irresponsabilidad” en toma de pruebas covid-19 a presbiterio del arzobispado de México

*Especialista afirma: Hay “Muchos errores” en toma de muestras del arzobispado.

*Si eso prevaleció, es “altamente probable la difusión de contagios”.

*”Protocolos no se observaron”, responsables de la arquidiócesis podrían ser sancionados penalmente.

Ante una eventual apertura de templos en la Ciudad de México, el arzobispo Carlos Aguiar Retes ha ordenado la aplicación de pruebas de detección del covid-19 a los más de 400 sacerdotes de las siete vicarías. A partir de martes 07 de julio y hasta este jueves 9, el presbiterio, de acuerdo con el número de su vicaría, visita el auditorio del edificio de la curia en Durango 90 para la toma de muestras como fue anunciado el 9 de junio.

Hasta el miércoles, aproximadamente 150 presbíteros se han sometido al examen correspondiendo a cuatro vicarías. No obstante, las señales de alarma provinieron cuando algunos advirtieron atinadamente fallas en los protocolos y toma de muestras que rápidamente pretendieron ser minimizadas por los curiales de Aguiar Retes alegando que “se extremarían las precauciones”.

 

Algunas fotos fueron difundidas en mensajería y redes sociales cuestionando si realmente las pruebas cumplían con las rigurosas normas a fin de no propagar contagios. Las imágenes fueron hechas el martes pasado, en el podio del auditorio y a la vista de todos, se observa a un técnico quien hacía los procedimientos sin evidentes barreras o medidas adecuadas.

Este medio remitió las fotografías a una especialista, médico encargada del área de triage respiratorio de un hospital privado al norte de la Ciudad de México.Sabe del tema y trata a diario con el covid-19 por lo que su labor es tener al punto las adecuadas medidas de protección para prevenir cualquier contagio. Una pausa en su trabajo durante esta pandemia es suficiente para darse cuenta de los errores exhibidos en las fotos tomadas en la curia arzobispado.

¿Cuál es el protocolo? ¿Cómo deben ser tomadas estas pruebas?

-Los protocolos de bioseguridad y biocustodia para el manejo de pacientes durante la toma de muestras de covid-19 son muy rigurosos. Es necesario el acondicionamiento del lugar con puertas o cortinas que permitan cerrar durante el procedimiento. La razón es lógica, un espacio abierto podría esparcir las gotículas que pudiera arrojar el paciente. En la foto no se ve así, la prueba es que alguien hizo esa toma.

Las personas o técnicos de la imagen, ¿cumplen con las medidas de protección adecuadas?

-Lamentablemente la persona que toma la prueba está terriblemente mal protegido. Hay que considerar dos factores, independientemente que no cuenta con el equipo adecuado, no tiene gorro que cubra totalmente el cabello, los zapatos están descubiertos, debería traer una bata por debajo de la rodilla, consignar doble guante y el cubrebocas adecuado de grado médico.

 

Según el protocolo, observa la especialista, el equipo debe utilizarse una sola vez y lo único reutilizable son los gogles o lentes de protección siempre y cuando se laven con una solución de hipoclorito de sodio al término de cada uso. “No se ve que sean lo gogles reglamentarios” y efectivamente, el equipo es riguroso según el protocolo oficial: Bata desechable de uso único e impermeable con refuerzo de mangas y pecho largo que sobrepase la altura de las botas, guantes de nitrilo de manga larga o lo recomendado por la OMS de 280 milimetros, cubrepelo con elástico, cubrezapatos, pijama quirúrgica que puede ser optativa, respirador N95 o N100 desechable, lentes de seguridad con sello de silicón, zapato rígido cerrado, es decir, botas de hule sanitaria.

¿Cómo observa la toma de muestras? ¿Cumple con los requerimientos?

-El protocolo pide que el personal actúe en binomio, es decir, quien toma la muestra y, por otro lado, el responsable del embalaje. No se aprecia en las imágenes. Desde luego no puede ser simplemente colocarlas en un tubo de ensayo, hay estrictos procedimientos.

 

Toma de muestra. Contrastes.

En otra foto se ve a una persona rociando una especie de desinfectante en el ambiente, ¿esto da seguridad?

-No. Aquí hay un riesgo muy grande. Esa señorita debe tener un equipo de protección como el que he descrito, debe ser adecuado. En las fotos hay gente cerca de la toma de pruebas sin equipo. Llevan ropa de calle. Es recomendable que, entre cada paciente, se haga limpieza. Desinfectantes como el Lysol son inútiles. Lo aprobado es una concentración de 990 mililitros de agua por 10 mililitros de cloro. Con eso se deben limpiar superficies y rociar. No se observa tampoco un espacio para separar a los pacientes sospechosos y aislarse por obvias razones. Las mesas deben ser desinfectadas entre cada paciente con la solución que ya comenté.

¿Existen riesgos con esas pruebas como exhiben las fotos? ¿Son de fiar los resultados?

-A mi apreciación el error más importante es de quien está tomando las muestras. Es evidente que su equipo no es el adecuado, esto podría haber contaminado a otros pacientes y a él mismo. Otra cosa es importante destacar, no se sabe si está capacitado debidamente. Si esto es así, entonces las pruebas ya no son confiables.

Son más de 400 sacerdotes quienes estarían llamados a hacerse esa prueba, ¿Qué hubiera sido lo más conveniente?

-Lo más conveniente era entablar un buen acuerdo con algún programa gubernamental; por otro lado, existen entidades con las que se puede hacer convenios para hacer pruebas a empresas como es Salud Digna. Tiene precios entre 1900 a 2 mil pesos por prueba y garantizan la instalación de la carpa con el mobiliario necesario, personal capacitado y adecuado para tal cantidad de tomas.

Personal. Sin medidas de protección.
 
Personal. Sin medidas de protección.

Por otro lado, ¿los pacientes pueden hacer algún tipo de reclamo o de inconformidad por esas prácticas? Los responsables aseguran lo contrario, y que hay las debidas medidas, incluso circuló un whatsapp de los responsables llamando a la tranquilidad…

-Definitivamente, como puede observarse en las imágenes, no se aplicaron los debidos protocolos. Los argumentos de ese mensaje que ya leí no son congruentes con las imágenes de las fotografías. A simple vista se ve que el cubrebocas usado, por ejemplo, es tricapa, no N95…  Ahí está el manual y refuta todo lo que dice ese mensaje.

¿Podría haber sanciones?

-Desde luego debe determinarse bien la conducta, pero en la Ciudad de México el artículo 159 de su Código Penal dice que quien ponga en peligro la salud de otro, deberá pagar una multa, además de imponerse una pena de prisión. El delito está establecido en esa ley.

-Una última pregunta, si todos estos protocolos son tan rigurosos, ¿cómo es posible que esas irregularidades pasen especialmente en ese tipo de pruebas para gente que se sabe en riesgo para su trato con la gente?

La respuesta no parece fácil, aunque hay un factor, se llama irresponsabilidad.

Salud Digna. Módulos en Cámara de Diputados.
 
Salud Digna. Módulos en Cámara de Diputados.

De acuerdo con el protocolo de bioseguridad y biocustodia exhibido por la especialista en triage médico, todo el personal que toma muestras y el que embala (binomio) debe asegurarse de contar con todos los insumos para la toma y el envío de muestras… de calidad apropiada y en cantidad suficiente, además del medio de transporte de las muestras y señala: “Las puertas de la habitación o cubículo deberán permanecer cerradas durante el procedimiento. Durante la toma de la muestra deberá evitarse el contacto con fluidos corporales y la generación de gotas y aerosoles que se dispersen por el aire en área…” Nada de esto se cumplió… y se ha puesto en riesgo a cientos de personas, sacerdotes de su presbiterio, debido a la gran ineptitud e irresponsabilidad de quien ordenó la pruebas y tiene nombre concreto. Se llama Carlos Aguiar Retes y es arzobispo primado de México.

Desinfección. A la mexicana.
 
Desinfección. A la mexicana.

 

Share:

Leave a reply