CCM

LA PANDEMIA DE COVID 19: TIEMPO DE RENCORES

El impacto que está provocando esta pandemia es cada día mayor, parece ser que no sólo en el aspecto demográfico, hasta hoy van 2 millones de personas infectadas y casi 127,000 muertos, también conlleva enormes perturbaciones en los aspectos de pérdida de empleos, caída de las bolsas de valores a nivel mundial, aislamiento social, pérdida del PIB mundial y entre los más altos  México

Por Gabriel García Colorado/ Unidad de Investigación CCM

El historiador francés Jacques Heers, llamó a los momentos de epidemias; “tiempo de rencores”, de esta manera explicaba lo sucedido en Europa, ante las graves epidemias de peste negra que sufrieron durante al menos tres siglos. En los tres eventos que él relata, se pudieron ver las peores expresiones de crueldad, abandono, violencia, discriminación, exclusión e incluso homicidios a los que se le consideraba los causantes de este mal; así se lastimó a los judíos, los extranjeros, las mujeres, y otros más; lo mismo sucedió ante las graves epidemias de sífilis, en la cual se acusaron mutuamente los españoles, los ingleses, los franceses, y se trató de hacer responsables a los migrantes, a los pecadores, a los infieles, a los fornicadores y a las mujeres; también en la epidemia de VIH SIDA se culpó a los homosexuales, a los afroamericanos, a los africanos, a los promiscuos, a los latinos, resultando estas barbaridades en la feminización del SIDA y su propagación mundial; también se excluyeron de la sociedad a los leprosos, con graves resultados, incluso hasta hoy existen leprosarios en varios países del mundo, todas éstas, constituyen las conductas más deleznables hechas por algunos sectores de la sociedad. Pero parece que las posibilidades de discriminación pueden ser crecientes y progresivas, porque nunca antes se había propuesto el homicidio piadoso, la muerte dulce, la eutanasia, como respuesta a las epidemias.

Quizá como otra de las manifestaciones de violencia que sufrimos desde hace ya varios lustros, hoy las autoridades de salud en nuestro país, específicamente el Consejo de Salubridad General, ha hecho suyo un muy cuestionado documento aparecido en los Estados Unidos en el año 2009 en la Revista anales de medicina interna, denominado Who Should Receive Life Support During a Public Health Emergency? Using Ethical Principles to Improve Allocation Decisions y ha decidido, por un lado, atribuirse funciones que no le corresponden, de tal suerte que hoy en un acto inconstitucional ha dado las indicaciones precisas para que la eutanasia sea no tan sólo permitida, sino obligada para los ancianos que lleguen a constituirse como carga financiera para el estado, paralelamente ha violentado el Código Penal Federal y la Ley General de Salud, leyes mexicanas que explícitamente sancionan a la eutanasia como un acto homicida, aun y cuando para algunos llegue a tener los atenuantes de ser un homicidio piadoso. Por otra parte, ha desplazado a la Secretaría de Relaciones Exteriores al desechar los tratados y convenios internacionales en materia de derechos humanos para la salud, varios de los cuales especifican las obligaciones del Estado en el caso de la atención en salud, y es precisamente a los grupos vulnerables a quienes no se les debe  negar el acceso a dichos servicios, en este caso las dos principales autoridades del Consejo encargado de velar por la salud de los mexicanos, han promulgado el documento por el cual los ancianos y los enfermos graves no tendremos acceso al uso de ventiladores y otros artilugios tecnocientíficos por considerarnos ciudadanos de segunda o bien muy costosos, por último, me parece que violentan también al Congreso de la Unión, y los presidentes de ambas cámaras; senadores y diputados, parecen no enterarse de que este Consejo también ha decidido convertirse en legislador. Por lo visto la soberbia y jactancia de dichos sujetos es inacabable.

LA PANDEMIA DE COVID 19: TIEMPO DE RENCORES
LA PANDEMIA DE COVID 19: TIEMPO DE RENCORES

El impacto que está provocando esta pandemia es cada día mayor, parece ser que no sólo en el aspecto demográfico, hasta hoy van 2 millones de personas infectadas y casi 127,000 muertos, también conlleva enormes perturbaciones en los aspectos de pérdida de empleos, caída de las bolsas de valores a nivel mundial, aislamiento social, pérdida del PIB mundial y entre los más altos  México: Las reacciones han sido diversas: algunos se encomiendan a Dios, otros creen que es un castigo divino, también hay quien piensa que alguna superpotencia lo ha hecho intencionalmente para lograr sus perversos planes, muchas personas de origen asiático en Europa han huido a sus países de origen, la mayoría hacemos lo indicado por la Organización Mundial de la Salud con el objeto de evitar el contagio, pero otros emulando a Mengele deciden la solución final.

Más allá de la investigación, aquí encontramos al verdadero culpable, somos los ancianos, los enfermos, los discapacitados, quienes hemos sustituido a los judíos, a los extranjeros, a los homosexuales, a los pecadores, a los promiscuos, a los indios, a las mujeres, en fin a todos los demás grupos antes vejados, excluidos y discriminados. Hoy no habrá pogromos, no se requiere esa brutal práctica, en la sociedad posmoderna, los hospitales cumplirán las funciones y darán una muerte dulce, una muerte indolora, una muerte graciosa, y aplicarán una eutanasia pasiva, para que ningún funcionario tenga cargos de conciencia y podría ser que incluso estén pensando en los premios y elogios que recibirán por su medieval práctica.

Sergio Aguayo, politólogo, académico, defensor de derechos humanos, un pensador liberal, quien seguramente no se encuentra en la nómina del Cardenal o algún otro prelado, el día de ayer hizo  la siguiente reflexión;  “La 4T no se preparó para la emergencia. Me importa como ciudadano y por estar en el grupo con reservación en el corredor de la muerte. Tengo 72 y si enfermo no me darán un ventilador”. Los pocos irán a los más jóvenes. La 3a edad es desechable, por eso me indigna tanto su desorden.

LA PANDEMIA DE COVID 19: TIEMPO DE RENCORES
LA PANDEMIA DE COVID 19: TIEMPO DE RENCORES

Intencionalmente he señalado que el Maestro Aguayo, no obedece a ideologías o creencias, ya que seguramente alguno dirá que es la iglesia católica la que mueve todo para evitar esta inmoral conducta.

En los últimos día el subsecretario Hugo López-Gatell indicó que esta guía; “no implica en este momento una decisión ejecutiva sobre procedimientos que tuvieran que implantarse”. Pero lo que no dijo, o no le habían informado es que ésta ya se encuentra publicada en la página del Consejo de Salubridad General y por cierto esperamos la postura de las cámaras de diputados y senadores, o serán sumisos ante las voluntades del Consejo.

En la Europa medieval, el recelo y la desconfianza hacia el prójimo creció durante las diversas epidemias, el pensamiento era que cualquiera puede contagiarnos, por lo cual ya no se fue tan atento con los enfermos, muchos de ellos fueron dejados a su suerte, o marginados, o se les llevaba fuera de las murallas de la ciudad, los únicos que en cierta medida atendían a los pacientes en etapas terminales eran los religiosos, lo hacían con cualquier persona, sin distinción de credo, sexo, origen y mucho menos por edad y les extraña a algunos que la muerte se clericalice.

Está en manos de la sociedad el que las conductas inmorales, brutales y violentas, no se repitan en ninguna época, condenemos a quienes pretenden definir quien tiene más derechos a la salud y a la vida, no permitamos que se degrade nuestra dignidad, valor intrínseco de todo ser humano, por el hecho de serlo y que no se disminuye por edad, por sexo, por nacionalidad o por ser portador de una enfermedad o una infección, ni siquiera se pierde en la cárcel, no permitamos la balcanización del sistema nacional de salud. Me viene a la memoria, la historia de la medicina alemana durante el triste episodio del nacional socialismo, en el cual se promovió la eutanasia, fue la implantación de un sistema para eliminar a los ciudadanos que presentaban rasgos de debilidad, es decir las personas con incapacidades mentales y físicas. Con este programa se pasó, ya no sólo de señalar y marginar, sino de eliminar, a determinados grupos poblacionales que habían sido el centro de mira del III Reich alemán, vale la pena mencionar que convencieron a muchos de que era una muerte piadosa, no se trataba de eliminar, sino ayudar a bien morir a los ancianos, enfermos y personas con discapacidad, a los que llamaban gusanos que vegetan perezosamente y por ende habían perdido su dignidad, en unos cuantos meses pasaron a asesinar a niños; débiles mentales, deformes o con enfermedades incurables, por cierto resultó en grandes beneficios económicos para los hospitales alemanes.

Heers, Jacques, Occidente durante los siglos XIV y XV, edit. Laber, Barcelona, 1968, citado por  Ana Luisa Haindl, La Peste Negra, en; http://edadmedia.cl/wordpress/wp-content/uploads/2011/04/LaPesteNegra.pdf

Martínez Gil, Fernando; Del modelo clerical a la Contrarreforma: La Clericalización de la muerte; en Ante la muerte. Actitudes, espacios y formas en la España medieval

Mapa del coronavirus en vivo: Los más de 2 millones de casos de COVID-19 en el mundo, en: https://www.marca.com/claro-mx/trending/2020/04/06/5e8b934d22601d215a8b4575.html

Who Should Receive Life Support During a Public Health Emergency? Using Ethical Principles to Improve Allocation Decisions2 y Allocation of Scarce Critical Care Resources During a Public Health Emergency, Ann Intern Med. 2009 Jan 20; 150(2): 132–138.

GARCIA COLORADO, Gabriel, Normativa en bioética, derechos humanos y salud, edit Trillas, México, 2009

Share:

Leave a reply