Editorial

FGR, destapando la cloaca

El informe de los 100 días de la FGR es un reconocimiento sincero de la crisis en el sistema de justicia y cómo los casos emblemáticos de corrupción fueron un monumental tributo a la impunidad

Editorial CCM

Sorprendente e indignante. Son adjetivos para calificar el revelador informe a 100 días del inicio en el cargo del Fiscal General de la República (FGR), Alejandro Gertz Manero, en una etapa distinta del organismo dotado de autonomía constitucional fuera de la esfera e influencia del Poder Ejecutivo de la Unión.

Puede decirse que el informe del Fiscal Gertz era lo que se sabía sin tener comprobación de los dichos. Destapó la cloaca en la que estaba convertida la antigua Procuraduría General de la República (PGR). 

Era un aparato represivo y de control político alejadode sus objetivos: Retraso en las averiguaciones,anarquía administrativa y presupuestaria, mala integración de procedimientos, encubrimientos, compras multimillonarias e inversiones en aeronaves y vehículos blindados, uso faccioso del poder en contrade los derechos de la ciudadanía. Desde tiempos posrevolucionarios, PGR fue instrumento de control político y represivo de movimientos sindicales e individuos, mientras los encumbrados eran protegidos sin temer castigo alguno.

El Fiscal General no vaciló en cuanto a los señalamientos. En otros tiempos, el sistema político y el aparato burocrático estaban hechos para que ninguna clase de información saliera a la luz para descubrir indecencias e ilegalidades en los que estuvieron involucrados no pocos procuradores y funcionarios. 

Lo que deja ver el informe de los 100 días es como arriesgarnos a entrar a un edificio al punto del colapso. Cualquier movimiento súbito sería suficiente para su caída. El diagnóstico inicial demostraría por qué los mexicanos tienen razón fundada sobre la falta de confianza en las instituciones de investigación y de procuración de justicia: rezago injustificado de más de 300 mil averiguaciones previas y carpetas de investigación; ausencia en el control y centralización de las averiguaciones, por demás inverosímil ¡No había un adecuado sistema de oficialía de partes! De la masa de asuntos, sólo un 5% tiene sentencia definitiva; cargas de trabajo inequitativas, un solo agente del ministerio público podía tener bajo se responsabilidad más de mil carpetas de investigación mientras que otra gran parteno tenía siquiera un expediente o carpeta para ser atendida; rezagos de más de un año en la integración de investigaciones y “4 mil elementos policíacos en activo, para todo el país, de los cuales se distraían a 800 elementos para prestar servicios de protección y seguridad a funcionarios, exfuncionarios, políticos y personas diversas”, entre otras irregularidades como la típica conducta de la prepotencia cuando “4 mil vehículos, entre propios y arrendados, que incluye un gran número de unidades blindadas” eran para uso de altos funcionarios y sus allegados.

Tal panorama no podría dilatar las soluciones. La Fiscalía efectúa procedimientos para corregir estas tropelías. De acuerdo con el informe, “se han presentado 12 mil 700 denuncias por actos de corrupción, que se han atendido de inmediato”. Tales denuncias provienen de Comisión Federal de Electricidad, Petróleos Mexicanos, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y la Consejería Jurídica del Ejecutivo Federal. Al momento, hay 600 detenidos.

No podían quedar de lado esos casos sustanciales que han dolido, lastimando a miles de mexicanos privilegiando a unos pocos: Odebrecht, Ayotzinapa, Estafa Maestra, Tlahuelilpan, Pemex. Todos bajo la promesa de ser encauzados y repuestos para serdesahogados conforme a derecho.

A fondo, el informe de los 100 días de la FGR es un reconocimiento sincero de la crisis en el sistema de justicia y cómo los casos emblemáticos de corrupción fueron un monumental tributo a la impunidad. El Fiscal General Alejandro Gertz Manero ha metido las manos en la inmundicia, pero sabe que no sólo es limpiar sino transformar a fondo. Se trata de cambios permanentes e irreversibles de las estructuras básicas de la procuración de justicia, de la reforma del ministerio público, del sistema penal procesal que debe llegar también a las fiscalías y procuradurías estatales donde aún se anida un gran porcentaje de irregularidades y corrupción. 

Refiriendo a las palabras del Papa Francisco dichas en junio de 2016, el Fiscal Gertz Manero tiene por delante un “trabajo (que) no termina con la sentencia, termina después procurando que haya un acompañamiento, un crecimiento, una reinserción, una rehabilitación de la víctima y del victimario”. Se trata de devolver la confianza a los mexicanos que han vivido en carne propia el poder del autoritarismo que ha denegado la justicia.

Share:

Leave a reply