CCM

Iglesia de México llama a ser “artesanos de paz“

En el marco de la presentación del documental “Tragedia y Crisol Sacerdocio de México“, Obispos de México presentan acuerdos a favor de los derechos humanos y la violencia.

Miriam Apolinar/CCM

““Tragedia y Crisol del Sacerdocio en México“, busca ser una voz en medio de una sociedad lastimada y ultrajada, la violencia no respeta estatus o condición social, y la propia Iglesia no ha salido libre de ella, pero no podemos continuar con el silencio y vacío, pues la sangre de los mártires es semilla para el cristianismo“, afirmó el Padre Omar Sotelo, Director de este documental y del Centro Católico Multimedial.

Ante la presencia del Arzobispo de Morelia y Vicepresidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), Mons. Carlos Garfias Merlos, y el Obispo Auxiliar de Monterrey y Secretario General de la CEM, Mons. Alfonso Miranda Guardiola, así como autoridades legislativas y civiles como el de la Diputada Graciela Zavaleta Sánchez, se llevó a cabo dicha presentación dentro de las instalaciones de la Cámara de Diputados.

“El tema involucra la lucha por los derechos humanos, y hoy estamos dentro de este recinto legislativo para combatir en el camino toda violencia humana, no importando raza, condición social o creencia religiosa, es urgente ante los lamentables e incidentes que vive este sector, como es el de ministro de culto“, expusó la Dip. Graciela Zavaleta.

Ante un auditorio concurrido por periodistas, líderes pro vida y representantes de grupos laicos y religiosos, se proyectó dicho documental que desde 1990, el CCM ha dado seguimiento puntual no sólo a los crímenes, sino también a los secuestros, extorsiones y amenazas de muerte que han sufrido los sacerdotes y sus agentes de pastoral.

Tragedia y Crisol

Por lo que, en este contexto, “hoy más que nunca nuestras sociedades necesitan “artesanos de paz”, recordó el vicepresidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), Carlos Garfias Merlos, quien presentó el proyecto de Prevención y Atención de Personas Víctimas de la Violencia.

Pues aseguró que “hoy estamos en una situación sin precedentes, y mirar hacia otro lado no hará que la problemática disminuya, y mucho menos que desaparezca. Tan solo el año 2017 ha sido considerado como el más violento en la historia reciente de nuestro país; con 2,156 homicidios dolosos registrados en el mes de enero, cerrando con un incremento a 2,575 en el mes de diciembre; datos de la Secretaria de Seguridad Publica en enero de 2018. Siendo Colima, Guerrero, Guanajuato y Michoacán algunos de los estados más violentos“.

Por lo que llamó a las autoridades presentes a “realizar la tarea de custodiar y hacer crecer la identidad de nuestro país, de modo que los ciudadanos encuentren de nuevo la confianza en las instituciones y en el proyecto de paz y de amistad en el que se fundamentan“.

Así mismo, Mons. Alfonso Miranda, Secretario General de la CEM, presentó ante los diputados congregados la agenda de Derechos Humanos de la Iglesia en México, en el que se concentró a siete compromisos que buscan generar espacios de encuentro , colaboración con la sociedad civil y promover el liderazgo femenino.

“Estos compromisos pastorales que están haciéndose ya operativos en las 95 diócesis que hay en nuestro país, son el compromiso de potenciar, diversificar y hacer crecer la obra social de la Iglesia que promueve y defiende la dignidad humana en sus ya más de 2466 centros en el país. No es una tarea fácil y mucho menos instantánea. Requiere motivación constante, liderazgo, seguimiento y sinergia con las diferentes Instituciones pues son muchos quienes desde otras trincheras trabajan por la persona, su dignidad y sus derechos“, expresó Mons. Alfonso.

Cabe destacar que la violencia en México no ha dejado de crecer este año. En los dos primeros meses de 2019 se registraron 5.649 homicidios, un 13,5% más que en el mismo periodo del año anterior.

Entre 2012 y 2018 han sido asesinados 26 sacerdotes en México. El 11 de abril de este año fue encontrado con vida, pero con signos de tortura –quemado de pies y manos–, el P. Ambrosio Arellano Espinoza, de 78 años, en la Arquidiócesis de Puebla.

Share:

Leave a reply