Editorial

Estancias infantiles… sin dinero

El diseño del presupuesto 2019 tuvo un uso político para favorecer los programas y obras de la presente administración y esto es evidente por los recortes que comienzan a perjudicar a programas de los diversos ramos.

Editorial CCM

Es sabido que el Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio fiscal 2019 hizo grandes hoyos para tapar otros; lo lamentable fue el descuido para que, tras su aprobación, los diputados del Congreso de la Unión avalaran recortes a ramos muy importantes, especialmente para el desarrollo social, cultural, de salud o el impulso de la ciencia y tecnología.

Los recortes tuvieron por antecedente la reforma a la estructura de la administración pública federal desmantelando una secretaría que, por más de 20 años, venía consolidando importantes programas sociales. Sedesol acabó sus días en el último sexenio priísta y con ello la desestructuración de sus programas. Posteriormente, el diseño del Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 privilegió los programas demagógicos del López Obrador como la entrega de pensiones a jóvenes sin oficio o estudios, el aumento de lo apoyos a ancianos con especial privilegio a los adultos mayores de las comunidades indígenas o la inyección de asignaciones millonarias a los grandes proyectos de infraestructura.

Lamentablemente la comparsa de los diputados al presidente de la República avaló reducciones que, al momento, no se sabe cómo serán subsanadas o de qué ramos presupuestales podrían reasignarse recursos suficientes. El programa de estancias infantiles para apoyar a las madres trabajadoras fue constituido en virtud del rol social de las mujeres como amas de casa y responsables del cuidado de sus hijas e hijos. Un número cada vez mayor de mujeres son cabezas de familia incorporándose al mercado laboral para contribuir al sustento de sus hogares. De 2005 a 2017 la población femenina, económicamente activa mayor de 15 años, creció 26.9% -de 16.3 millones en el tercer trimestre de 2005 a 20.7 millones en el tercer trimestre de 2017, según el INEGI- en comparación con la población económicamente activa masculina mayor a 15 años, que creció 23.4% durante el mismo periodo -de 27.3 a 33.7 millones-

Muchas de estas trabajadoras son madres-jefas de familia. El programa de la desaparecida Sedesol venía a ser un complemento importante de la seguridad social en su beneficio para cumplir con la protección del interés superior de la niñez. En 2018, se le asignaron 3 mil 672 millones 709 mil 769 pesos para beneficiar a cerca de 300 mil niños inscritos en el programa y a más de 290 mil padres, madres y tutores.  9 mil 500 establecimientos recibían estos subsidios y eran también fuentes de trabajo para las personas que los operan bajo las reglas emitidas anualmente hasta 2018.

No obstante, el recorte de más de dos mil millones de pesos obligaría al cierre de entre el 15 al 20 por ciento de las estancias infantiles a nivel nacional. Así se alega de nuevo cómo el gobierno de Andrés Manuel López Obrador soporta la inexperiencia en la administración pública, pero a la vez el combate a la corrupción es de los argumentos centrales para decir que el programa estaba infectado por esta mal absolutamente lo que obligaría a su revisión y eventual desaparición.

Lo cierto es que el diseño del presupuesto 2019 tuvo un uso político para favorecer los programas y obras de la presente administración y esto es evidente por los recortes que comienzan a perjudicar a programas de los diversos ramos. Las soluciones que ahora se pretenden son por demás inauditas y hasta ridículas. Sin embargo, las sospechas se levantan cuando ahora se pretende la entrega directa de los recursos a las familias de los niños beneficiarios como abono de una potencial compra de votos. En lugar de apostar por el mejor diseño, la transparencia y el blindaje de recursos, el capital político de Andrés Manuel comienza a invertirse con el fin de mantener su mayoría y, en el futuro, hasta la misma presidencia de la República. Las estancias infantiles son sólo la punta de iceberg.

Share:

Leave a reply