Editorial

¿Hacia dónde va la consulta? – Editorial CCM

¿Hacia dónde va la consulta?
Editorial CCM

¿Hacia dónde va esta consulta? ¿Puede ser llamada así cuando es una encuesta sin efectos vinculantes?

Desde su campaña, el próximo titular del Ejecutivo federal puso en entredicho al nuevo aeropuerto internacional de la Ciudad de México (NAICM), emblemática obra que marcará al sexenio que se extingue por sus polémicas, viabilidad y supuestos entramados irregulares y hasta de corrupción. El NAICM, a decir de sus opositores, es un elefante blanco con más riesgos, pérdidas y derroche que efectiva operatividad para impulsar el polo del desarrollo de la zona y, desde luego, de un aeropuerto funcional de acuerdo a las exigencias internacionales. Los expertos afirman que los días de la actual terminal están contados si no se interviene urgentemente, una especie de “cirugía mayor” para darle una bocanada más de oxígeno y, por lo menos, garantizar otra década de vida.

La consulta se pretende en 538 municipios del país donde se supone vive casi el 80 por ciento de la población. Sin determinar de forma transparente cómo serán financiados los 1.5 millones de pesos para hacerla posible, del 25 al 28 de octubre se juega la legitimidad de un proceso de participación que podría afectar al triunfo avasallante del Movimiento de Regeneración Nacional conseguido en las urnas el 1 de julio.

En el ámbito internacional, las consultas son ejercicio de participación ciudadana que reflejan la opinión de comunidades involucradas y bien focalizadas. Sea por refrendo de leyes o procesos históricos, los sistemas democráticos dan marcos bien definidos. Una consulta tendrá efectos vinculantes gracias a disposiciones legales dándole viabilidad para nacer a la vida jurídica. México tiene bien establecido el proceso de consulta popular que, aunque muchos candados, sólo puede hacerse en tiempos determinados bajo legitimación e intervención de los poderes públicos, en este caso, el Poder Judicial y el Instituto Nacional Electoral como organismo autónomo capaz de organizarla.

¿Hacia dónde va esta consulta? ¿Puede ser llamada así cuando es una encuesta sin efectos vinculantes? Más preguntas que certezas afectarán este resultado que, en el fondo, se perfila a lo evidente: Que el NAICM debe ser echado atrás sin importar potenciales perjuicios a inversionistas y compromisos adquiridos con empresarios en las próximas fases de construcción. No obstante, hay una situación de fondo que podría mermar el capital político del presidente electo de México.

Ningún ciudadano tiene garantía sobre la certeza, imparcialidad, independencia, objetividad y publicidad de los resultados de la encuesta con traje de consulta que le queda muy grande. Sin árbitro y observadores imparciales, nadie puede testimoniar la veracidad de los resultados; en la realidad, sólo los directamente involucrados conocerán cuál será el porcentaje de ciudadanos acudiendo a las urnas montadas por un partido político. ¿Qué pasará si, en los tres días de convocatoria, los porcentajes no alcanzan un nivel satisfactorio para decir que, efectivamente, el pueblo de México aceptó o rechazó el NAICM? ¿Bajo qué criterios deben darse como válidos esos resultados para ir por el aeropuerto de Santa Lucía y la actual terminal?

Otra cuestión se debe tener en cuenta. Si hay veracidad y se dan a conocer los auténticos resultados, el diagnóstico más optimista es que de los 89 millones en el padrón electoral, sólo el 1% podría acudir al llamado del Movimiento de Regeneración Nacional, es decir, apenas un millón de ciudadanos que ni siquiera es el porcentaje de algunas de las alcaldías más pobladas de la capital del país. Efectivamente, el resultado evidenciaría el desgaste del futuro presidente y, lo más grave, sería un golpe al avasallante triunfo de más de 30 millones de sufragios, el 54 % de la votación nacional, emitida el 1 de julio. Para el próximo presidente de la República sería un tremendo descalabro que abonaría a desconfiar de los auténticos procesos democráticos y de participación que el pueblo de México se ha dado.

Share:

Leave a reply