CCM

Diócesis de Chilpancingo-Chilapa choca con diputados del Estado de Guerrero, México

Diócesis de Chilpancingo-Chilapa choca con diputados del Estado de Guerrero, México

Duro extrañamiento del obispo Salvador Rangel Mendoza por la concesión de máximo galardón a feminista pro-aborto; La LXII Legislatura del Estado de Guerrero no observó el adecuado proceso legislativo para conceder la presea “Los Sentimientos de la Nación”

Guillermo Gazanini Espinoza / UICCM

El rechazo de la diócesis de Chilpancingo-Chilapa por la polémica concesión del galardón “Sentimientos de la Nación” a la activista y feminista María Luisa Garfias Marín (1958), motivó un fuerte extrañamiento hacia la LXII Legislatura del Congreso del Estado que quiso poner en evidencia la irregular actuación de los diputados que fueron “en contra” del espíritu para reconocer efectivamente a personas comprometidas en la lucha por la paz y la defensa de los derechos humanos.

En comunicado de prensa del 13 de septiembre suscrito por el obispo Salvador Rangel Mendoza, quien en últimas fechas ha captado la atención de la opinión pública y observado por autoridades por el diálogo que ha sostenido con miembros del crimen, la Iglesia católica de la Provincia Eclesiástica de Acapulco, Estado de Guerrero, dio fuertes argumentos sobre su oposición para que Garfias Martín fuera elegida para las más alta distinción concedida por el Congreso estatal y entregada de manos del gobernador del Estado, Héctor Astudillo Flores, de extracción priísta.

La activista es considerada como una de las principales defensoras del aborto visto como “derecho humano” de las mujeres. De acuerdo con la diócesis, en este 2018 la concesión a Garfias Martín “está muy alejada de dichos principios (que inspiran a Los Sentimientos de la Nación), ya que la recipiendaria propuesta ha publicado en sus cuentas de redes sociales y declaraciones públicas a medios impresos, estar promoviendo el aborto. El 10 de mayo de 2014, pidió a los diputados aprobar la despenalización de aborto en Guerrero y cuya iniciativa fue rechazada ampliamente por la ciudadanía guerrerense que defiende la vida humana. El pasado 19 de julio de 2018, solicitó por escrito al Congreso del Estado de Guerrero, que las víctimas de violación puedan acceder al aborto sin presentar denuncia del delito ante el Ministerio Público, contraviniendo las disposiciones legales vigentes, dando con ello impunidad a los violadores, esto entre otros temas negativos…”

En el comunicado, la diócesis esgrimió la defensa del derecho a la vida tal y como lo queda establecido en Tratos y Convenios a nivel interamericano, ignorar este derecho fundamental “sería dar legalidad a la violencia que se pretende erradicar en el Estado y en el país y, por tanto no podríamos hablar de democracia y paz verdadera en nuestra sociedad”.

En entrevista a este medio, el padre Benito Cuenca Mayo, director de la oficina de prensa y firmante del comunicado, ofreció más argumentos en torno al conflicto. “Se trata de la entrega de un premio al marco de la conmemoración de la Instalación del Primer Congreso de Anáhuac por el generalísimo José María Morelos y Pavón” mismo que cumple 205 años cuando, el 14 de septiembre de 1813, en pleno movimiento por la independencia, el continuador de la lucha de Miguel Hidalgo quiso dar identidad a la nación mexicana con la lectura de Los Sentimientos de la Nación, primer manifiesto en el que se reconocen los derechos de los súbditos y la libertad de la opresión de España.

Según explicó el padre Cuenca Mayo, este premio tiene profundas implicaciones históricas. “Se entrega en la catedral de la Asunción de María, sede del obispo de Chilpancingo-Chilapa, por haberse dado aquí la constitución del Congreso del Anáhuac”; sin embargo, el director de prensa también explicó las irregularidades en la entrega del galardón.

“Apenas conocimos quién sería la recipiendaria hace un par de días cuando, en ocasiones anteriores, sabíamos por lo menos con ocho días de anticipación; el Congreso del Estado aprobó el dictamen el 11 de septiembre con 25 votos a favor de 46 diputados que integran el Congreso estatal. Los votos fueron del grupo parlamentario dominante en el Congreso, el del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) con el rechazo de los partidos de oposición, fundamentalmente del PRI y Verde Ecologista”.


Como se recordará, Morena prácticamente arrasó en las elecciones del 1 de julio que llevaron al triunfo de la presidencia de la República a Andrés Manuel López Obrador quien, hizo énfasis en el respeto a las leyes aprobadas para la despenalización del aborto en las distintas entidades de la federación.

A mayor abundamiento, el padre Benito Cuenca explicó que en este año la entrega de la presea “Sentimientos de la Nación” estaría viciada al habérsele despojado de su noble propósito que le sostiene según los principios del generalísimo José María Morelos. “Por eso -afirmó- los obispos no asistirán como invitados a la entrega en catedral de la Asunción demostrando así su rechazo”.

No sólo la diócesis de Chilpancingo-Chilapa rechazó la nominación de la activista Garfias Martín. De acuerdo con el director de prensa diocesano, otras organizaciones mostraron su desagrado, entre ellas “Guerreros por la Vida” y el “Frente Nacional por la Familia”, agrupaciones que han dado una fuerte oposición a la despenalización del aborto en el Estado y el país. También habrían manifestado su desacuerdo diversas iglesias evangélicas.

La LXII Legislatura del Estado de Guerrero apenas tomó protesta el 1 de septiembre. De mayoría asociada al Movimiento de Regeneración Nacional fue señalada de enturbiar el proceso legislativo que no tuvo quórum de ley ni reunió los consensos entre grupos parlamentarios para que la ahora cuestionada activista María Luisa Garfías Martín fuera reconocida con la presea creada por decreto 71 del Congreso del Estado del 11 de julio de 1997.

María Luisa Garfias Martínez es originaria de Matías Romero, Estado de Oaxaca. De acuerdo con la información biográfica hecha pública pertenece al Consejo estatal para Defensores de Derechos Humanos y al Colectivo Nosotras. Llegó a Guerrero en 1978 y ocupó una curul en el Congreso local en la LIII legislatura. Como ella misma describe: “Desde hace 38 años me he enfocado en trabajar por las mujeres, construyendo una sociedad donde podamos vivir con respeto, igualdad, en ejercicio pleno de los derechos. Me he dedicado a capacitar defensoras de derechos humanos en las comunidades indígenas; acompaño a la Procuraduría, a los juzgados, a todas las instancias donde se requiera, a mujeres que viven violencia familiar, sexual o institucional. Les enseñamos a las mujeres que tienen derecho a decidir sobre su cuerpo”.

Esta tarde un nuevo capítulo se escribió con este rechazo que presagia nuevos roces entre los poderes del Estado y la Iglesia católica encabezada por Mons. Rangel Martínez. En el fondo exhibe también las viejas prácticas de un sistema político que se niega a morir y que parece emular el pasado autoritario del partido único y omnipresente. Así parece afirmarse cuando el comunicado diocesano determina cuestiona a los diputados de la LXII Legislatura y advierte de la urgencia de que el Estado cuente con un cuerpo legislativo que sea representativo de la soberanía nacional, en cuya sabiduría, integridad y patriotismo podamos librar nuestra confianza…

El documento concluye pidiendo la intervención de dos santos víctimas de la violencia y hoy mártires de la Iglesia. San David Uribe Velasco (1888-1927) fue nativo de Chilapa y ahí ejerció su ministerio sacerdotal. El 12 de abril de 1927 fue ultimado de un balazo en la cabeza en las cercanías de Vistahermosa, Morelos. El otro santo es san Margarito Flores García (1899-1927) sacerdote nacido en Taxco quien desarrolló su ministerio en Chilapa y Chilpancingo. Fue pasado por las armas el 12 de noviembre de 1927. A ellos, y ante la violencia que representan el aborto como un ataque a los más débiles, se encomienda “la construcción de la paz tan necesaria en el Estado de Guerrero”.

Share:

Leave a reply