CCM

Consternación en México, joven sacerdote de 33 años ejecutado en Guadalajara

 

*Juan Miguel Contreras García, ordenado hace dos años, fue ultimado mientras impartía la confesión en notaría parroquial

 

 

 

Guillermo Gazanini Espinoza

Coordinador de la Unidad de Investigación del CCM

 

La diócesis de Izcalli daba el último adiós al padre Rubén Alcántara Díaz este viernes 20 de abril cuando, el miércoles pasado, un desconocido lo asesinó. El presbítero quedó en su propia sangre y su comunidad lo lloró desconsoladamente…

Dolor que sería inaudito pensar que otros sufrieran y, sin embargo, la muerte campea por México… Ahora la Arquidiócesis de Guadalajara, asiento de la segunda ciudad más importante de México, se cubre con el velo del duelo que opaca la fiesta que el sábado 21 de abril tendría por la consagración de sus tres obispos auxiliares, Mons. Juan Manuel Muñoz, Mons. Héctor López Alvarado y Mons. Engelberto Polino Sánchez.

Y es que la tarde de este viernes 20 de abril, el joven sacerdote de 33 años, padre Juan Miguel Contreras García, fue abatido a balazos en el municipio de Tlajomulco de Zúñiga. Realizaba su labor pastoral como vicario de la parroquia de San Pío de Pietrelcina y cumpliría dos años de vida sacerdotal, el próximo 15 de mayo.

Las primeras noticias de su lamentable deceso indican que los victimarios asesinaron al padre en la oficina de la parroquia, mientras impartía el sacramento de la reconciliación, en la calle de san Josemaría Escrivá 20, fraccionamiento Hacienda de Santa Fe.

Como en muchas regiones del país, Jalisco vive una escalada de violencia inusitada en lo que va de año, particularmente en la zona de Guadalajara donde la delincuencia hace de las suyas sin que haya respuesta efectiva de las autoridades.

Esta tierra es también la plaza de uno de los cárteles de la droga más sanguinarios en la historia del Estado que compite con otros grupos delincuenciales; sin embargo, la zona de Tlajomulco es de pasión interminable para los miles de ciudadanos que, a diario, tienen noticia de personas asesinadas bajo circunstancias muy violentas. En algunos fraccionamientos de este municipio han irrumpido comandos armados al interior de domicilios que, con alto poder de fuego, cometen verdaderas masacres ante la impotencia de la autoridad. En marzo pasado, diez cuerpos fueron encontrados en varios puntos de la localidad todos con signos de violencia.

La escalada de violencia y desapariciones ha sido denunciada por la Iglesia católica. A unos días del arranque de las campañas electorales, el Estado veía con gran preocupación cómo los índices de homicidios se elevaron hasta registrar 37 muertos en un fin de semana de marzo producto de ejecuciones, violencia y ajustes de cuentas. El 29 de marzo, durante la semana santa, el cardenal José Francisco Robles Ortega, Arzobispo de Guadalajara y presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, ante medios, señalo que la violencia no era una cosa etérea sino impactaba directamente a personas concretas haciendo un llamado a las autoridades para resolver la problemática: “Tema de mucha exigencia es el tema de la violencia y de la seguridad, creo yo que hay zonas, hay estados verdaderamente urgidos de que se reestablezca la tranquilidad, la paz, la seguridad y cuando hablamos de clima de inseguridad y de violencia pues estamos hablando no de algo como etéreo, estamos hablando de personas que desaparecen a diario, de mujeres que son asesinadas, estamos hablando de periodistas también que son silenciados para siempre con la muerte, en fin, estamos hablando de personas muy concretas”.

El Cardenal Robles Ortega ahora pasa este amargo trago cuando uno de sus jóvenes presbíteros fue silenciado para siempre con la muerte. Rostro concreto, de carne y hueso, el presbítero se une a la lista de curas asesinados que suman 23 en este sexenio según registro del Centro Católico Multimedial.

Y es también emblemático porque en este Estado sólo había la comisión de homicidio contra dos ministros de la Iglesia, el del Cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, quien cayó acribillado el 24 de mayo de 1993 y el padre Macrino Nájera Cisneros, cura de Jilotlán, asesinado el 19 de octubre de 2004, cuando defendió a una adolescente de la agresión de un hombre.

Descanse en paz, padre Juan Miguel Contreras García (1985-2018)

 

 

*Cardenal José Francisco Robles Ortega expresó la consternación de la Arquidiócesis

 

Aquí la transcripción del comunicado de la Arquidiócesis de Guadalajara:

Consternación por el asesinato del Pbro. Juan Miguel Contreras García

Viernes 20 de abril de 2018.

Boletín de Prensa

El Sr. Cardenal D. J. Francisco Robles Ortega, sus Obispos Auxiliares, el Presbiterio y los fieles de la Arquidiócesis de Guadalajara expresamos nuestra más profunda consternación por el asesinato del Padre Juan Miguel Contreras García, Vicario Parroquial del templo de San Pío de Pietrelcina, Hacienda Santa Fe, en Tlajomulco, Jal.

Nos unimos a la pena y el dolor que embarga a sus familiares, amigos y comunidad parroquial por la irreparable pérdida de este joven sacerdote.

Al mismo tiempo, pedimos –de manera urgente- a las autoridades estatales y municipales que se investigue y se esclarezca este lamentable acontecimiento.

Hacemos un llamado a quienes comenten estas atrocidades en contra de la vida de las personas, a que recapaciten el daño que hacen a la sociedad y el clima de angustia que propician en los ciudadanos, para que su mente y su corazón se muevan a la conversión de sus actos.

Nos unimos en oración para que cese el clima de violencia que azota a nuestro estado de Jalisco.

Ofna. de Prensa y Comunicación Social
Arzobispado de Guadalajara

 

Share:

1 comment

  1. Cheapcustomessays 23 Abril, 2018 at 19:15 Responder

    Hay mucha tristeza y consternación. Ahora sí, Presidente Moreno es ineludible un cambio del Gabinete, deben salir todos esos que fueron los artífices de la corrupción y de entregar el Ecuador al narco terrorismo, HAY GENTE CAPAZ, basta de reciclar basura.

Leave a reply