Iglesia

Papa Francisco y Obispos de México expresan cercanía y solidaridad hacia víctimas de terremoto

Guillermo Gazanini Espinoza / 08 de septiembre.- La noche del 7 de septiembre, el sureste mexicano sufrió el sismo más poderoso en cien años. Las agujas del sismológico nacional marcaron 8,4 grados escala Richter afectando a comunidades de los Estados más pobres de México, Oaxaca, Chiapas –lugar del epicentro- y Tabasco. De acuerdo con la información del Sistema Nacional de Protección Civil, el más perjudicado es Oaxaca donde hay miles de damnificados, además la Secretaría de Gobernación decretó emergencia en 118 municipios del Estado de Chiapas donde murieron diez personas mientras que cuatro y 23 decesos se reportaron en Tabasco y Oaxaca respectivamente.

La sacudida sísmica se sintió en amplias zonas del país incluyendo la capital que recordó aquél de 1985 y del cual se cumplirán 32 años el 19 de septiembre que devastó amplias zonas de la Ciudad de México dejando un número indeterminado de muertos cuando a las 07:19 hrs los sismógrafos saltaron hasta 8.1 grados Richter con epicentro en las costas de Michoacán.

Ante la tragedia que viven cientos de personas por las pérdidas humanas y materiales, los obispos de México expresaron su solidaridad a través de un mensaje difundido en el sitio de la Conferencia del Episcopado Mexicano. En el comunicado firmado por el presidente del CEM, cardenal José Francisco Robles Ortega y por el secretario general, Mons. Alfonso G. Miranda Guardiola, la jerarquía eclesiástica extendió su “hermandad y oración con las víctimas y especialmente con las familias y poblaciones afectadas, principalmente en los Estados de Chiapas, Oaxaca y Tabasco”. Igualmente expresan su preocupación por las desgracias causadas por los huracanes Harvey, Lidia y Katia que han azotado diversas zonas de México y los Estados Unidos.

Por otro lado, al término de la celebración de beatificación de los siervos de Dios monseñor Jesús Emilio Jaramillo Monsalve y el párroco Pedro María Ramírez en Villavicencio, Colombia, el Papa Francisco expresó su solidaridad manifestando su cercanía espiritual hacia los afectados por los fenómenos naturales. Así el Papa dirigió sus palabras a México en los siguientes términos:

“En este momento deseo manifestar mi cercanía espiritual a todos los que sufren las consecuencias del terremoto que ha azotado a México la noche pasada, provocando muertos y cuantiosos daños materiales. Mi oración por los que han perdido la vida y también por sus familias”.

Share:

Leave a reply