Internacional

De la Iglesia a las Fuerzas Armadas en Venezuela: “No matarás”

En un nuevo comunicado los obispos se dirigen al sector militar tras una serie de muertes ocurridas en las últimas horas. El cardenal Baltazar Porras denuncia “amedrentamiento de funcionarios públicos para que concurran a votar bajo amenaza” por la Constituyente de Maduro.

CARLOS ZAPATA*

CARACAS

“No matarás”. Apenas dos palabras, un mandamiento de Dios. Los obispos de Venezuela acaban de recordarlo en una nueva declaración pública, a pocos días de los comicios para elegir a los miembros de la Asamblea Constituyente, convocada por el presidente Nicolás Maduro y prevista para el próximo domingo 30 de julio. En su mensaje, la conferencia episcopal volvió a exigir la suspensión de los comicios y se dirigió abiertamente a las Fuerzas Armadas, a las cuales recordó su misión de proteger al pueblo, no masacrarlo.

El comunicado surgió mientras la oposición venezolana hizo un balance y calificó de “exitosa” la huelga general de 48 horas contra la Constituyente. Una paralización que amenaza con extenderse de manera indefinida “hasta que se recupere la democracia” en la nación sudamericana.

 

Los obispos se dirigieron a la población por segunda vez en apenas tres días y lo hicieron por todos los medios posibles: desde videos por redes sociales hasta ruedas de prensa y comunicados. ¿La razón? Una “represión inhumana” que tiñe de sangre las calles venezolanas, según explica en entrevista exclusiva con Vatican Insider el cardenal Enrique Baltazar Porras Cardozo, directivo de la CEV y arzobispo de Mérida, una de las regiones con saldo negativo esta semana.

En el texto (emitido por el episcopado el jueves 27 de julio), la Iglesia denunció un “ventajismo desgarrador” por parte de “efectivos militares y grupos civiles armados afectos al gobierno, los cuales atropellan al pueblo que manifiesta su descontento y rechazo a la Asamblea Constituyente impuesta sin consulta popular”.

 

Sostuvieron que “la violencia no puede ser nunca la forma de solucionar los conflictos sociales” y lamentaron la “represión desmedida de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y grupos armados con saldo de heridos, muertos y detenidos” que genera “mayor violencia”.

Recordaron a las FANB que “su primera obligación es con el pueblo y está llamada constitucionalmente a defender la vida de todos los ciudadanos”. Y que su papel primario es “mantener la paz y el orden para que la racionalidad de las partes en conflicto tienda puentes que superen el caos en el que estamos sumidos”.

 

Cerraron el escrito clamando “desde el fondo de nuestro corazón” con dos expresiones: “Un ‘no matarás’ física o moralmente en forma de violencia y represión que generan muertos, heridos y encarcelados; y un ‘cultiva la vida’ en medio del pueblo por la solidaridad que comparte el pan, el medicamento, la vida en común, la verdad que enaltece, el bien que nos hace mejores, la fe que siembra esperanza”.

Al respecto, el cardenal Baltazar Porras dijo al Vatican Insider que el “proceso que se lleva adelante, con la propuesta de Asamblea Nacional Constituyente, es totalmente ilegal e ilegítimo”. Advirtió que “con los acontecimientos últimos de represión desmedida por parte de los organismos como la Fuerza Armada, el Plan República y los órganos de seguridad se pone a la población en un estado desasistido”.

 

Reconoció que “es un derecho manifestar y expresar la inconformidad” con un proceso que busca “institucionalizar la dictadura”. Y cuestionó la manera “tan fuerte y tan brutal de represión de la que fuimos testigos el 26 de julio con un fatídico saldo de muertos y heridos”. “La primera responsabilidad que tienen los organismos de seguridad es el resguardo de la vida y la integridad de personas y bienes de toda la ciudadanía, algo que se sigue viendo cada vez más afectado en nuestra nación”, insistió.

Por ello, explicó, “reiteramos como Episcopado que llevar adelante una Constituyente tal como se ha propuesto es algo ilegítimo puesto que va más allá de la Constitución. Según las mismas declaraciones de sus altos voceros, quien hoy está en el ejercicio del poder no pretende sino una manera de acallar y convertir en delito el parecer y la conducta de toda la ciudadanía que no esté de acuerdo con las normas que dictamine el poder. Esto hace más conflictivos los hechos. Y esa es nuestra preocupación”.

“No es con la violencia, ni con la imposición, ni con las armas, ni con la fuerza bruta como podemos abrir caminos de paz y concordia; ni mucho menos el progreso espiritual y material que anhelamos los venezolanos”, recordó.

Consultado sobre los motivos de las tres jornadas de oración y ayuno que ya convocó este año la Iglesia, con procesiones inéditas como la de la Divina Pastora en Barquisimeto, explicó: “El sentido de oración y ayuno lo que quiere hacernos ver es que no se trata de la eliminación de unos y otros, sino que necesitamos poner por delante la misericordia y el perdón en la búsqueda del consenso para saber tender puentes, de manera que todos quepamos en la sociedad venezolana”.

 

“(A eso) nos conduce la oración serena, pero fuerte y contundente, con el ánimo de seguir luchando y trabajando para no dejarnos robar la alegría y la esperanza, como nos ha dicho el Papa Francisco”, agregó. Además ratificó que “son muchos los militares que están detenidos, centenares e incluso miles de presos que han quedado tras las rejas con acciones totalmente fuera del ordenamiento jurídico que debe ser llevado adelante”.

Denunció que, según testimonios directos, en los últimos días las fuerzas de seguridad han allanado “de forma inconsulta y sin respetar las leyes” tanto casas de particulares como sedes de instituciones. Asimismo, lamentó que exista “amedrentamiento” de funcionarios públicos para que concurran a votar “bajo amenaza” de que, si no lo hacen, serán despedidos.

 

Y consideró que quienes decidan no acudir a votar el próximo domingo no pueden acusados de cometer delito ni pueden ser criminalizados, porque la elección es “un fraude para darle soporte legal a la dictadura”.

Esta misma semana, la CEV se sumó a la denuncia pública de la Editorial San Pablo, que puso en alerta a los fieles católicos ante la falsificación de la tradicional Hoja del Domingo, que se reparte cada semana en casi todas las parroquias del país y que sirve para seguir los contenidos de la misa. El responsable de su impresión hizo de conocimiento público que copias de una hoja falsa (igual en nombre, modelo, formato y tipo de letra) ha circulado en los últimos días, pero su contenido llama a votar en la elección para la Constituyente. La editorial instó a todos los católicos: “Hacemos llamado a estar atentos y no dejarse engañar”.

* Periodista y ex editor del “Diario Católico” de Venezuela

 

Share:

Leave a reply