Vaticano

Perú marcha por la vida

Papa Francisco anima a los manifestantes pro-life, que se llevó a cabo en Lima y fuertemente impulsada por el

GIUSEPPE BRIENZA
ROMA

En vista de la “Jornada Nacional por la Vida”, que cae hoy en Perú en coincidencia con la solemnidad de la Anunciación del Señor, se llevó a cabo el sábado pasado en Lima la anual “Marcha por la vida”. Esta iniciativa, fuertemente impulsada por el arzobispo de la capital peruana, el cardenal Juan Luis Cipriani Thorne, contó con un mesaje de aliento de Papa Francisco, que concluyó el mensaje enviado a los manifestantes con el llamado «Viva la vida». Este año hubo alrededor de medio millón de personas en las calles de Lima. Es una señal de que esta iniciativa “pro-life” se está consolidando cada vez más y se está difundiendo en muchos países del mundo (en Italia, por ejemplo, una manifestación semejante se llevará a cabo el próximo 10 de mayo en Roma).

En la carta dirigida por al cardenal arzobispo de Lima, el cardenal Cipriani, el Pontífice argentino expresó su aprecio por la “Marcha”, a la que, escribió, «me uno con la oración en el empeño de defender y promover el bien fundamental de la vida humana, desde su concepción hasta su fin natural». En este sentido, el Papa tambiéninvitó a «dar testimonio con valor y anunciar siempre el caracter sacro de cada ser humano, creado por Dios a su imagen y semejanza y redimido por Cristo en la cruz».

El año pasado hubo 300.000 personas en la marcha, que fue definida por los medios nacionales como la mayor manifestación pro-vida en la historia de América Latina. El 22 de marzo de 2014, la capital de Perú fue escenario de un éxito sorprendente para la iniciativa, promovida por la Conferencia Episcopal del país. También recibió en esa ocasión el aliento del Pontífice, que envió un telegrama al arzobispo de Lima, firmado por el cardenal Secretario de Estado, Pietro Parolin.

La Jornada por la vida se conmemora cada año en Perú el 25 de marzo, partiendo de la ley n.27654, que se basa en el primer artículo de la Constitución política nacional, en el que se afirma que «La defensa de la persona humana y el respeto por su dignidad son el fin supremo de la sociedad y del Estado».

El cardenal Cipriani también expresó su total apoyo a la manifestación, insistiendo en la perenne vitalidad de la enseñanza de la Doctrina social católica según la cual «una auténtica democracia es posible si se basa en un Estado con una recta noción de la vida, que la defienda desde el primer instante desde la concepción hasta la muerte natural».

«Nada ni nadie puede autorizar la muerte de un ser humano, feto o embrión, niño o adulto, anciano o enfermo, incurable o agonizante. Ninguna autoridad puede legítimamente imponerlo o permitirlo, no hay privilegios ni excepciones», afirmó en la homilía de la misa que presidió el pasado 25 de marzo en la catedral limeña. Cipriani, creado cardenal por Juan Pablo II en el Consistorio del 21 de febrero de 2001, es actualmente miembro de las Congregaciones para el Culto Divino y para la Disciplina de los Sacramentos, de las Causas de los Santos y de la Pontificia Comisión para América Latina.

Share:

Leave a reply