Nacionales

¡Basta ya de tanta corrupción, impunidad y violencia!

Obispos mexicanos exigen que se haga valer el estado de derecho para poner fin a toda forma de violencia, actividad ilícita, corrupción, impunidad, nexos y complicidad de algunas autoridades con el crimen organizado

Los obispos de México piden de manera enérgica a las autoridades del país que se investigue hasta las últimas consecuencias el caso de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa y se unen a la voz del pueblo mexicano para gritar “¡Basta ya de tanta corrupción, impunidad y violencia!”.

Al inicio de la 98 Asamblea Plenaria de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), los obispos aseguran que llegan a esta reunión, con una gran preocupación por la difícil situación que padecen los mexicanos y mexicanas, “a causa de diversas formas de injusticia, inequidad, indiferencia, inseguridad, miseria, corrupción, impunidad, violencia y muerte, como ha quedado evidenciado en los terribles sucesos de Ayotzinapa”.

“Frente a estos lamentables hechos, y ante los crímenes sucedidos en Tlatlaya y el espeluznante descubrimiento de fosas clandestinas, unimos nuestra voz a la del pueblo de México, del cual formamos parte, para gritar: ¡Basta ya de tanta corrupción, impunidad y violencia!”, señalan en un comunicado de prensa.

Además piden “enérgicamente” a las autoridades que se investigue hasta las últimas consecuencias los hechos de los estudiantes desaparecidos, se sancione con todo el peso de la ley a los autores intelectuales y materiales, “y se haga valer el estado de derecho para poner fin a toda forma de violencia, actividad ilícita, corrupción, impunidad, nexos y complicidad de algunas autoridades con el crimen organizado”.

Los bispos exhortan a las fuerzas políticas y a la sociedad a no lucrar con esta desgracia, “y a contribuir con responsabilidad a la creación de un México en el que la vida, dignidad y derechos de todas las personas sean plenamente reconocidos, respetados, promovidos y defendidos”.

“Nos preocupa que el dolor y la indignación se traduzcan en actos violentos, que, lejos de acercar el momento en que haya justicia para todos, provocan más violencia e injusticia para miles de inocentes, dañando la convivencia pacífica y retrasando el progreso”, manifiestan.

Por ello invitan a todos a unirse en la diversidad y participar en la búsqueda de soluciones de fondo con diálogo, creatividad, solidaridad y respeto a las leyes y a todos los ciudadanos.

Aseguran que la Iglesia, por su parte, seguirá adelante en este esfuerzo, como lo viene haciendo desde hace tres años la Provincia de Acapulco, con un proyecto de construcción de paz, mediante 15 centros de escucha y atención espiritual, psicosocial, pastoral y jurídica para víctimas de la violencia, ubicados en Acapulco y sus alrededores.

Además, se está atendiendo a las familias de los estudiantes desaparecidos que viven en la Costa Chica, en Ayutla (11 familias) y en la Costa Grande, en Atoyac (4 familias), celebrando con ellos la Eucaristía y brindándoles acompañamiento personal.

Para finalizar, los obispos señalan que además de orar por México, en la 98 Asamblea Plenaria, que se realiza del 10 al 14 de noviembre, “queremos descubrir con la ayuda de Dios los muchos signos positivos que hay en nuestra patria, sobre todo en la bondad y grandes capacidades de la mayoría de los mexicanos, para contribuir a la construcción de un México próspero y en paz”.

SIAME

Share:

Leave a reply