Nacionales

“No debemos nunca aceptar la violencia como solución al problema”

El obispo emérito de la diócesis de Tehuantepec (Oaxaca, México) Su Exc. Mons. Arturo Lona Reyes ha pedido a los obispos del país realizar jornadas especiales de oración tras la masacre de Iguala, (en Guerrero), porque “este problema de la violencia nos está rebasando”. En una carta pública enviada al obispo de Saltillo, Su Exc. Mons. Raúl Vera López, Mons. Lona Reyes manifiesta su preocupación, y advierte: “no debemos nunca aceptar la violencia como solución al problema, sino que el camino debe ser de paz, fruto de la justicia y el amor”.

La voz de Mons. Lona Reyes se suma a aquellas, cada vez más numerosas, de los líderes católicos que reclaman paz y justicia tras los trágicos hechos de Iguala (véase Fides 10/10/2014). En la nota enviada a Fides, el obispo emérito de Tehuantepec deplora la masacre de los estudiantes en Iguala y la desaparición de otros 43 estudiantes de Ayotzinapa. Al mismo tiempo invita a todos a reaccionar recordando las palabras de Martin Luther King: “no me preocupa el grito de los violentos, sino el silencio de los buenos”.

Después de recordar que hace 35 años se hablaba de “narco-economía” con la idea de que en algún momento podía llegar la “narco-política”, “cosa que desgraciadamente se está dando hoy”, Mons. Lona Reyes concluye su carta al obispo de Saltillo con la petición de proclamar una campaña de oración a nivel nacional, inspirándose al amor de Nuestra Señora de Guadalupe, que dijo a Juan Diego cuando su tío sufría por la enfermedad: “¿No estoy aquí que soy tu madre, no estás en mi regazo y corres por mi cuenta, no soy yo acaso vida y salud?”.

(CE) (Agencia Fides)

Share:

Leave a reply