Internacional

Preparan Día del Migrante y Refugiado en la Arquidiócesis de México

Para la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, la Arquidiócesis de México celebrará el próximo domingo 7 de septiembre en la Catedral Metropolitana durante la Misa de las 12:00 horas que preside el cardenal Norberto Rivera Carrera.

“Queridos emigrantes y refugiados. No perdáis la esperanza de que también para vosotros está reservado un futuro más seguro, que en vuestras sendas podáis encontrar una mano tendida, que podáis experimentar la solidaridad fraterna y el calor de la amistad. A todos vosotros y a aquellos que gastan sus vidas y sus energías a vuestro lado os aseguro mi oración y os imparto de corazón la Bendición Apostólica”. Papa Francisco

“Emigrantes y refugiados: hacia un mundo mejor”, es el tema elegido por Papa Francisco para la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, del 19 de enero del presente año, que la Arquidiócesis de México celebrará el próximo domingo 7 de septiembre en la Catedral Metropolitana durante la Misa de las 12:00 horas que preside el cardenal Norberto Rivera Carrera.

La hermana María Arlina Barral Arellano, responsable de la Pastoral de Migrantes y Movilidad Humana, informó que se ha invitado a participar en esta celebración a miembros del cuerpo diplomático acreditado en México y también los hermanos migrantes, además de que se está motivando todas las parroquias del Distrito Federal para que ese día se dedique la Eucarística a pedir los migrantes y refugiados.

El bienestar de las personas que atraviesan el territorio nacional rumbo a Estados Unidos, es una preocupación del cardenal Rivera Carrera, que en reiteradas ocasiones se ha pronunciado en su defensa pidiendo que sean tratados como “verdaderos hermanos y no como delincuentes”.

“Hermanos y hermanas, estamos viviendo circunstancias verdaderamente trágicas en que los hermanos se ponen en camino porque quieren una mejor condición de vida para ellos, para sus familias; se ponen en camino para buscar en donde sea el mejor trabajo, una mejor preparación, una mejor casa”, dijo el Arzobispo de México en su homilía durante la fiesta de Corpus Christi.

“Son nuestros inmigrantes y nuestros emigrantes, y muchas veces los tratamos como si fueran delincuentes. Esta es la verdadera tragedia tanto en nuestro país como en el país del norte. Hermanos, de verdad tenemos que cambiar este rumbo que tiene nuestro país; porque a nadie se le puede negar ese derecho a la vida, a crecer, a dignificarse”, agregó.

El Santo Padre apunta en su mensaje con ocasión de la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado 2014, que la Iglesia tiene la obligación de acompañarlos en su camino, comprender las causas de los movimientos migratorios y, sobre todo, trabajar para acabar con el rechazo, exclusión y marginalidad que muchas veces sufren en las comunidades de tránsito y destino, propiciando una “cultura de encuentro”.

Porque los “emigrantes y refugiados no son peones sobre el tablero de la humanidad. Se trata de niños, mujeres y hombres que abandonan o son obligados a abandonar sus casos por muchas razones, que comparten el mismo deseo legítimo de conocer, de tener, pero sobre todo de ser ‘algo más’”.

La Arquidiócesis de México, a través de la Comisión de Pastoral de Migrantes y Movilidad Humana, dedica esfuerzos espirituales y materiales para atender pastoralmente a migrantes en tránsito, deportados o detenidos. En la Estación Migratoria del Distrito Federal les ofrece atención inmediata y acompañamiento, además de alimentos, transporte local, hospedaje, orientación social y jurídica, y llamadas telefónicas gratuitas.

Asimismo, realiza talleres de formación para sensibilizar a los laicos sobre el fenómeno de la migración y a fin de que colaboren en la atención caritativa a los hermanos que sufren la pena de abandonar su tierra y a su familia.

Fuente: Siame.mx 29 agosto 2014.

Share:

Leave a reply