Internacional

El Papa Francisco donó 1 millón de dólares a refugiados de Irak

El enviado especial del Papa Francisco en Irak informó que el Santo Padre ha entregado 1 millón de dólares como ayuda a los cristianos y otras minorías religiosas en Irak que han sido obligadas a abandonar sus hogares por ISIS.

El Cardenal Fernando Filoni, Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, visitó Erbil como enviado especial del Papa Francisco del 12 al 20 de agosto.

Erbil, donde más de 70 mil cristianos han huido del Estado Islámico, es la capital del Kurdistán iraquí y se encuentra a 50 kilómetros del territorio controlado por el Estado Islámico.

El Cardenal Filoni se reunió en privado con el Papa Francisco al día siguiente de su regreso a Roma.

En declaraciones al Grupo ACI, el Cardenal Filoni dijo que llevó consigo una décima parte de la contribución del Papa. “El 75 por ciento del dinero fue entregado a los católicos y el 25 por ciento restante a la comunidad yazidi”.

El Estado Islámico es un califato recientemente establecido que ha perseguido a todos los no sunitas en su territorio, el que se extiende entre las franjas de Irak y Siria.

“El Papa Francisco me confió una misión humanitaria, no una misión diplomática y esto es lo que siempre destaqué a las autoridades iraquíes”, expresó el Cardenal Filoni.

Para el Cardenal, la decisión del Papa sobre designar a un enviado especial para Irak “significaba que si él hubiera podido ir, lo habría hecho”.

El Cardenal Filoni explicó que el Papa Francisco le entregó cartas para el presidente kurdo, Masoud Barzani, y el presidente iraquí, Fuad Masum, en donde lo presentaba “como su enviado personal y expresaba su preocupación por lo que los cristianos y las minorías están sufriendo a causa de haber sido desarraigados de sus tierras y perseguidos”.

El Estado Islámico ha obligado a más de 1,2 millones de cristianos, yazidis y musulmanes chiítas a abandonar sus hogares en Irak, bajo amenaza de muerte o grandes multas si es que no se convierten.

Frente a este tipo de violencia, el Cardenal Filoni señaló que la intervención para detener al agresor es una opción legítima.

“La Iglesia no respalda ninguna guerra. El derecho a defenderse es legítimo. Sin embargo, nuestros cristianos en Irak no tienen brazos. Por lo tanto, es necesario que alguien – en este caso las autoridades legítimas del país – defienda a las minorías, especialmente a los que están corriendo mayor peligro”.

El Cardenal indicó que “en un marco internacional, las Naciones Unidas debe decidir” intervenir o no, y añadió que “la Iglesia no le dirá a las Naciones Unidas lo que tiene o no tiene que hacer”.

El Cardenal Filoni dijo que oyó decir a los cristianos desplazados que “si las autoridades internacionales ofrecen una zona protegida para ellos en torno a sus pueblos, a su territorio, ellos volverían”.

Asimismo, el enviado del Papa subrayó que en sus reuniones con las autoridades iraquíes siempre estuvo acompañado por representantes de las iglesias locales.

“En cada reunión, me acompañó el Patriarca de Babilonia de los Caldeos, Louis Sako Raphael, el Arzobispo siro católico de Mosul, Youhanna Moshe, y el Nuncio Apostólico para Irak, Giorgio Lingua, entre otros”.

Las reuniones abordaron problemáticas concretas como la de los niños que no pueden realizar sus exámenes finales para pasar de curso.

“La Iglesia hace frente a las necesidades concretas de las personas, pero también debe seguir velando por la asistencia moral y espiritual de nuestros cristianos”.

“Mientras nuestros cristianos permanezcan en la región no podemos abandonarlos. Mientras un solo cristiano viva en Irak, nosotros vamos a estar ahí”.

“Esta es la postura del Papa Francisco”, dijo el Cardenal. “Que nosotros, como pastores, debemos llevar a nuestras ovejas sobre los hombros y conducirlos, pero también que debamos caminar con ellos.”

“Tenemos que caminar delante de ellos para guiarlos, caminar entre ellos para impulsarlos y caminar detrás de ellos para animarlos”.

Fuente: Aciprensa.com Agosto de 2014.

Share:

Leave a reply