Iglesia

San Judas Tadeo, ¡Lo que debes saber sobre este santo!

El santo de moda

En la Avenida Hidalgo y Reforma de esta Ciudad de México hay un hermoso templo colonial dedicado a San Hipólito, patrono de la Ciudad de México porque en su día, 13 de agosto de 1521, los españoles conquistaron Tenochtitlán. Hoy la gente ya no lo conoce por su nombre; para todos es el templo de San Judas Tadeo y cada día 28 de mes hay una gran romería que impide el normal cauce del tránsito. Por favor, no pensemos mal, los sacerdotes que atienden ese templo sostienen con las limosnas una de las escuelas para sordomudos más prestigiadas de la Ciudad.

En todos los templos hay, ahora, imágenesde San Judas. En los altares callejeros, después de la imagen de la Virgen de Guadalupe, la que más se ve es la de San Judas. La vemos también convertida enjoya pendiente del cuello de sus muchísimos devotos o convertida también en un humilde escapulario de verde vivo.

Sin duda es el Santo de moda. ¿Por qué?

Patrono  de los imposibles

Por llevar el nombre de Judas, el mismo queel del traidor que entregó a Jesús, el otro apóstol Judas cayó en el olvido de la gente y, de pronto, un grupo de fieles hizo sus cálculos y pensó que como era el “apóstol olvidado” nadie le pedía nada, tenía mucho tiempo, y que a los pocos que le pedían algo se lo concedía porque no tenía otra cosa qué hacer. Se corrió la voz y ahora sí tiene muchas peticiones que atender.

Lo adoptaron como suyo, también, los miembros de los movimientos de renovación en el Espíritu Santo, “carismáticos”,porque su imagen lo representa con la lengua del fuego del Espíritu sobre su cabeza.

Con esas recomendaciones pasó al primer puesto de la popularidad y se ha mantenido en ella.

¿Es malo eso?

No precisamente malo, pero indica que es deseable una mejor formación de nuestros fieles católicos.

¿Cómo debe ser la devoción a un santo?

Un Santo no debe ser como un “dios menor”en un cristianismo politeísta (que cree en muchos dioses). Un santo es tan sólo un simple humano que, por haber colaborado con la gracia de Dios, se ha distinguido en la comunidad como un héroe de la fe.

Nuestra devoción hacia él, veneración, nos lleva en primer lugar a imitarlo en su vida de amistad con Dios y, en segundo lugar, a considerarlo como un hermano que ya está en el cielo y a encomendarle nuestras necesidades. Lo hacemos entre los que todavía estamos en esta vida,¿acaso no le pedimos a un amigo que rece por nosotros en una tribulación?, entonces ¿por qué no hacerlo con un hermano que ya está en el cielo? Eso se llama intercesión.

Una devoción correcta será, por lo tanto, conocer la vida de un santo para poder imitarla de acuerdo con nuestras circunstancias propias y después, sólo hasta después, tener la confianza de pedirle que “ruegue por nosotros”, a sabiendas de que sólo Dios concede favores y milagros.

Tener devoción a un santo cuya vida desconocemos es una desviación de nuestra recta piedad.

¿Quién es san Judas Tadeo?

Comencemos diciendo que no es el Judas Iscariote que vendió  Jesús por treinta monedas, y esto hay que aclararlo porque muchos de sus devotos viven en el error de creerlo el apóstol traidor.

Judas Tadeo es uno de los doce elegidos porJesús como apóstol. Es conocido como “el hermano del Señor” y, para los evangélicos de mala fe o ignorantes, es una “prueba” de que la Virgen María tiene otros hijos. Judas, Santiago, José y Simón son hijos de “la otra María”que acompañó a la Virgen al pie de la cruz. Ella también era “hermana” de laVirgen; es decir, pariente.

Se pinta a San Judas con un medallón al pecho con la imagen de Jesús, ya que se dice que era muy parecido físicamente a Jesús, su “hermano”. Eso es ser santo, parecerse a Jesús.

Después de la ascensión, san Judas escribió una carta que está en el Nuevo Testamento y que sería bueno que sus devotos leyeran.

Poco sabemos de él, pero unas “Constituciones Apostólicas” del Siglo V se nos dice que era campesino, que estuvo casado y que tuvo dos hijos.

Otro libro, “Historia Eclesiástica” de Eusebio, nos habla de la curación de la lepra negra del rey Abgaro por parte de san Judas en Edesa y que, como agradecimiento, el rey le pidió que predicara el Evangelio a su pueblo.

Posteriormente, en compañía del apóstol San Simón, partió a Persia en donde predicaron juntos el Evangelio fundando la comunidad cristiana de Babilonia.

Murieron mártires en la ciudad de Suanir, linchados por la multitud pagana.

A San Simón lo aserraron por la mitad y por eso lo pintan con una sierra en la mano.

A San Judas lo golpearon con una macana, locrucificaron y, finalmente, lo decapitaron. Por eso lo pintan con un garrote enla mano.

El Martirologio Romano fija la fecha de sumartirio el 28 de octubre. Ese día nació al cielo y por eso lo celebramos ental fecha cada año.

¡San Judas y San Simón, rueguen pornosotros!

Fuente: Siame.mx

Share: