Nacionales

Denuncian iglesias ataques del crimen

Representantes de iglesias de distintos credos en México reconocieron que los religiosos y los templos han sufrido la embestida del crimen organizado en últimas fechas.“La Iglesia está preocupada” por los atentados registrados contra algunos sacerdotes.

Delitos como secuestros exprés, robos a los templos, extorsiones e incluso asesinatos han sido perpetrados en contra de quienes se dedican a predicar alguna religión.

Oscar Moha, presidente del organismo evangélico “A Favor de la Libertad Religiosa”, señaló que de un año a la fecha por lo menos 32 pastores han sido víctimas de delitos que van desde secuestro exprés hasta pago de cuotas para algunas organizaciones delictivas.

“Ha habido secuestros exprés porque los delincuentes saben que los pastores sí pagan, entonces secuestran a la esposa, al sobrino, al hijo o al propio pastor y piden rescate; ya lo han agarrado como una manera de extorsionarlos sobre todo a las iglesias grandes que tienen recursos”, dijo.

Sin embargo, las extorsiones han ido mucho más lejos con la amenaza de atentar contra los fieles.

“Por ejemplo, un pastor en Monterrey, iba a hacer un evento grande de 25 mil personas y los Zetas le dijeron que tenía que pagar 35 mil pesos si es que quería hacerlo porque si no iban a poner granadas en el lugar. Entonces tuvo que pagar esa cantidad para poder llevar a cabo ese evento”, aseguró.

En cuanto a los saqueos a los templos, Moha refirió que de 2011 a la fecha se han registrado 17 robos a templos cristianos en los que los ladrones se han llevado desde instrumentos, hasta vehículos y dinero en efectivo.

Agregó, además, que dos pastores fueron asesinados el año pasado, uno en Tabasco y otro en Durango.

De acuerdo con el religioso, los estados del norte son los que han concentrado los ataques en contra de la Iglesia cristiana.

En cuanto a la Iglesia católica, el padre Antonio Camacho de la comisión episcopal para la Pastoral de la Comunicación, refirió que los sacerdotes no están exentos de los ataques criminales.

“Lo que vemos es que quizá para ellos (los criminales) el valor de la fe, el valor de ser religioso se ha ido perdiendo y por ese motivo creemos que ha habido esta falta de respeto y eso ha motivado a que no tengan ninguna consideración hacia ninguna de las iglesias, no nadamás la Iglesia católica”, explicó.

Camacho refirió que la sociedad atraviesa por una crisis de valores y que “la iglesia está preocupada” por los atentados registrados contra algunos sacerdotes.

“Estamos pasando por una crisis de valores que ahí se ve reflejada, en esa inseguridad, en esa violencia que aqueja a todo el país y también las iglesias se han visto amenazadas por este tipo de personas”, dijo.

Reconoció que en el norte del país algunos sacerdotes han sido retenidos por grupos del crimen organizado, pero explicó que en algunos casos se ha tratado de confusiones.

La crisis de fe, consideró, ha permitido que incluso no se respeten los objetos devocionales como pinturas e imágenes de santos que son saqueados de los templos para revenderlos, principalmente en las iglesias más antiguas, que conservan objetos de los siglos 18 y 19.

En la Iglesia Mormona, por el contrario, no se registran ataques de este tipo de acuerdo con José Antonio Ruíz Guadiana, responsable de la seguridad de las iglesias de los Santos de los Últimos Días.

Los robos que llegan a suceder son mínimos, dijo, por la falta de objetos de valor dentro de los edificios.

“No hay nada que robar excepto sillas, bancas, extintores; no somos muy atractivos para el robo porque lo que nosotros tenemos dentro de nuestros centros de reunión es mínimo”, aseguró.

Fuente: El Nuevo Heraldo

Share:

Leave a reply