Vaticano

Apertura del Año de la Fe en El Vaticano y Xalapa

¡Será un Papa de transición! Así recibió la crítica el nombramiento de Juan XXIII en 1958; comenzó a conducir a la Iglesia de Cristo después del pontificado de Pío XII. En efecto, estuvo al frente de la barca de Pedro tan sólo 5 años, comparados con los 19 de su inmediato antecesor, pero su obra revolucionó la Iglesia, por lo que este año, particularmente, se recuerda la obra maestra de Juan XXIII a 50 años de la inauguración del Concilio Vaticano II.

Para justificar su gran intuición, Angello Giuseppe Roncalli expresaba que era necesario abrir las ventanas de la Iglesia para que entrara viento fresco. Al final se trató de una ráfaga de viento que revolucionó la Iglesia y la preparó para ingresar en los nuevos tiempos, así como para afrontar el final del segundo milenio. Su obra realmente provocó el aggiornamento de la Iglesia y su modernización para enfrentar mejor los desafíos de la época moderna.

Benedicto XVI está guiando a la Iglesia después del tercer pontificado más largo de la historia. También la crítica recibió su pontificado con un saludo camuflado de sospecha por su avanzada edad y por el extraordinario legado de Juan Pablo II que estuvo en la sede de Pedro casi 27 años.

¡Será un Papa de transición! También eso se dijo del Papa Ratzinger. Sin embargo, en sus 7 años de pontificado ha venido dándole a la Iglesia la frescura que siempre necesita para proyectar la fragancia de Jesucristo y para lograr que la Iglesia haga una lectura espiritual de los desafíos que se vienen con los nuevos tiempos. Benedicto XVI está proyectando el camino de la Iglesia en los inicios del tercer milenio.

Se trata de un Papa que ha sabido integrar por un lado sus extraordinarias virtudes académicas y por otro lado su profunda espiritualidad. Su pontificado despierta interés entre los intelectuales porque es el único líder mundial que está diciendo cosas diferentes. Tiene una cantidad importante de discursos memorables en los que ha estado hablando sobre la fe y la razón, el bien y la verdad, la presencia de la religión en la sociedad, el estado democrático, el relativismo moral y las implicaciones de la fe en la vida pública, entre otros temas.

Después de siete años intensos y fructíferos de pontificado en los que va llevando a la Iglesia a regresar a los orígenes y a recuperar la esencia del cristianismo, ahora nos propone un Año de la Fe, para celebrar los 50 años del Concilio Vaticano II y los 20 años de la publicación del Catecismo de la Iglesia católica.

El 11 de octubre abrirá de manera solemne este Año de la Fe y los Obispos en cada una de sus diócesis se pondrán en comunión con el Santo Padre acogiendo su iniciativa. Se espera que este año provoque el fortalecimiento y la proyección de la fe que muchas veces es cuestionada y amenazada por una serie de factores diversos.

El Arzobispo de Xalapa, Mons. Hipólito Reyes Larios, se reunirá esta semana con alrededor de 200 laicos representantes de las 83 parroquias que conforman la arquidiócesis de Xalapa, distribuidas en los 37 municipios veracruzanos que comprende esta Iglesia particular.

Esta Asamblea eclesial lleva como objetivo analizar -a la luz del Espíritu Santo- el caminar de nuestra Iglesia, particularmente en la vida y misión de los movimientos laicales. Y en el marco de este encuentro, Mons. Hipólito Reyes Larios, el próximo jueves, estará inaugurando simultáneamente en Xalapa el Año de la Fe para ponernos a tono con la propuesta del Papa Benedicto XVI, que estamos seguros también traerá muchas bendiciones a la vida de nuestros fieles en Xalapa y Veracruz.

Pbro. José Juan Sánchez Jácome Director
Oficina de Comunicación Social Arquidiócesis de Xalapa

No. 124 Xalapa, Ver., 7 de octubre de 2012. Apertura del Año de la Fe en El Vaticano y Xalapa

Share:

Leave a reply