CCM

Curas, blanco del crimen organizado; reportan 12 asesinatos en este sexenio.

El avance de la violencia en el país ha incidido en el aumento de asesinatos de sacerdotes, se afirma en un análisis realizado por la unidad de investigación del Centro Católico Multimedial (CCM), el cual detalla que mientras en los dos sexenios anteriores hubo sólo siete homicidios de clérigos, a poco más de cuatro años de la actual administración se han registrado 12. También resalta que en 2010 “más de mil sacerdotes fueron víctimas de intentos de extorsión y 162 párrocos fueron amenazados de muerte”. En el reporte Creciente agresión en contra de sacerdotes en México, el CCM –instancia dependiente de la congregación Sociedad de San Pablo– afirma que México está clasificado como el “segundo país más peligroso para el sacerdocio en América Latina”, pues de acuerdo con los registros de la Agencia Fides, de la Congregación Vaticana para la Evangelización de los Pueblos, “en los pasados 18 años la tendencia de asesinatos la encabeza Colombia, con 40 por ciento; le sigue México, con 15 por ciento, y Brasil se mantiene con 10 por ciento”. Según el centro católico, desde 2009 a la fecha el asesinato de sacerdotes creció cerca de 7 por ciento, por “ataque deliberado al interior del recinto sagrado”, y desglosa que entre las principales situaciones donde los clérigos perdieron la vida están “los asesinatos ocurridos cuando se encontraban en la calle, con 29 por ciento; ultimados en un secuestro, cerca de 12 por ciento, y 6 por ciento en situaciones ajenas a sus funciones religiosas”. Modus operandi En cuanto a las extorsiones, el reporte indica que los delincuentes exigen dinero a cambio de “supuesta protección a párrocos” y los amenazan con situaciones que van desde “la quema del recinto sagrado (templo), el secuestro o con ejecutar al religioso si no paga la cuota demandada”. Afirma que las cantidades por “cuota” pueden ser de “10 mil pesos y cuando se trata de secuestro pueden llegar hasta los 2 millones de pesos”. Indica que desde 1994 a la fecha nueve de los crímenes fueron consumados en algún lugar de las residencia parroquial, y agrega que las entidades con mayor incidencia de asesinatos contra presbíteros y religiosos son: Distrito Federal, con cuatro; Chihuahua y Guerrero con tres; Oaxaca con dos, a las que les siguen Jalisco, Veracruz, Michoacán, Hidalgo, Aguascalientes, Coahuila y Puebla, con un homicidio cada una. Entre las causas están “que el trabajo pastoral del sacerdote incomode intereses de grupos clandestinos o caciques que mantienen sometidas a sus comunidades, secularismo extremo, realización del ministerio sacerdotal en zonas de alto índice de inseguridad; que grupos aislados aprovechen la efervescencia de la violencia y escojan como blanco de ataques a los religiosos, principalmente para sembrar miedo y zozobra en la grey católica. Además, “lanzan amenazas de extorsión a sacerdotes, en busca de apoderarse del control total de la comunidad y del templo.” Otras son “robar con violencia objetos del recinto católico y en ocasiones porque se busca callar a los clérigos por las constantes críticas y prédicas sobre los graves problemas de nuestra nación”. Asimismo, el reporte católico indica que si se toman como referencia los pasados 18 años, sobresale el “magnicidio del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, ocurrido el 24 de mayo de 1993, durante el último año de gobierno de Carlos Salinas de Gortari”, y detalla que “en el sexenio de Ernesto Zedillo se cometieron tres homicidios contra sacerdotes; en el de Vicente Fox se perpetraron cuatro, y durante el actual gobierno de Felipe Calderón se ha registrado el mayor número, con 12 crímenes”.

Share:

Leave a reply