CCM

7 RAZONAMIENTOS… DE LA FAMILIA EN MEXICO.

“Verdad a Medias”… ésa fue la palabra que se escuchó de los movimientos antifamiliares -a partir de esta nueva década-, luego de referir que la Familia en México vive bajo inexactitudes que la mantienen en una crisis moral. Los hechos que presentan van de acuerdo a su interés y promueven la bandera en la que la mentira se levanta y le dice a la verdad: “Yo soy la verdad y tú eres la mentira”. Y así, la exaltación embriagadora de esta corriente “progresista y postmoderna”, ha provocado confusión en la familia mexicana. Aunque aquí tenemos que hacer tres breves referencias de lo que ellos llaman “inexactitudes”: La primera que proviene de un desorden de ideas, bajo la supuesta defensa de los “derechos civiles” de una falsa minoría, en el cual se defiende la indignidad de la conducta, en nombre de la dignidad de los integrantes del núcleo familiar. La segunda referencia: se comenten a diario contra la familia mexicana: secuestros, asaltos, lesiones, crímenes, falsedad en declaraciones, abusos de confianza, etc., y el objetivo principal es la disolución de la unidad familiar. La última referencia, esta enfocada a la vida espiritual -que por lo visto es la que más estorba-; es decir, acabar con toda idea de la vida espiritual en el hogar; combatir cualquier idea del alma, combatir toda idea de Dios que prescriba normas de vida y condene ciertas conductas, como matar. Por lo anterior, cuando medito en lo que voy a decir, concluyó que hay un caprichoso propósito de algunos hombres de corromper las instituciones. De ahí que históricamente constan muchas crisis y degradaciones de la familia. Este es, pues, el panorama: 1.- Razón Principal: La Familia en México guarda un misterio, por ser muy endeble, solidaria y humanista. Además, tiene la virtud de moverse bajo un grupo de Familias que se esfuerzan por vivir la Fe y el amor por la patria. Sin importar que la niebla pueda cubrir en un momento dado el horizonte mexicano, porque sabe y lo tiene claro, la niebla es por esencia inconsistente y pasajera. Y como es bien sabido, la Familia mexicana busca ser como los faros, cuando verdaderamente lo son, son estables, firmemente asentados sobre la roca en una Isla Marina o en las orillas de un Mar Continental. Por lo tanto, la sociedad postmoderna que atenta contra la familia mexicana acabará por tocar fondo y volverá los ojos al principio natural de la Familia y entenderá que esta noble institución es un faro sólido que se mueve bajo el Don de Dios y cuya luz llega muy lejos porque alumbra desde muy alto. Ese tiempo de la Familia mexicana no ha llegado aún, pero llegará bajo la “Ley del Amor”, sorprendiendo a propios y extraños. 2.- Razón de la familia: La familia implica una serie de exigencias: alimentación, hogar, vestidos, juegos, higiene, salubridad, protección de los hijos. La normal constitución del hogar por el matrimonio y su normal constitución por la fidelidad. El sistema deberá proveer una educación a los integrantes de la familia, bajo los cuidados patrios y la bondad de la moral. Porque con la educación y la fe, se fraguan los troqueles, las matrices con que se marca a fuego, se hierran, los hombres, especialmente los niños, adolescentes y jóvenes. Pese a los problemas y rezagos educativos que aún se vive en el país, la Familia debe hacer el esfuerzo en luchar por el derecho a una educación digna y de calidad; sobre todo, sustentada en los planes de estudio y acompañada de una educación sólida en la fe cristiana, tal y como se promueve desde el seno de la familia mexicana. Por lo tanto, es indispensable la participación de los todos y cada uno de los padres de familia, recordemos que no sólo es responsabilidad de la madre, sino de ambos. A los padres o tutor corresponde otorgar el apoyo fundamental para que el niño pueda educarse libremente en la fe y en la formación humana intelectual. Por otro lado, a los padres de familia en el orden económico, se deberá dar facilidades para tener un puesto de trabajo, convenientemente retribuido, que baste a la decorosa sustentación del hogar. Y en esta labor, todo jefe de familia, deberá contar con garantías, para no exponer su propia honestidad, ante las estructuras culturales, jurídicas, publicitarias y políticas que se han diseñado para lucrar, a expensas de todos los valores religiosos y humanos. Y es que el injusto sistema laboral, actualmente, no da para vivir, hay pobreza alimenticia, y “los 6 mil pesos mensuales” que a decir del gobierno en turno ¿son suficientes?. Sin embargo, no alcanzan para nada; por ello, se requiere la solución de fondo, que es el cambio de estructuras a favor de las familias mexicanas. 3.- Razón de estructura en la familia: La familia mexicana es una fundamental realidad humana que hoy esta en peligro y es amenazada constantemente. El problema más candente en esta institución, entre otros aspectos, es la falta de comunicación, debido a que no se practica el diálogo, la sana relación y el amor, que en consecuencia origina la desunión de los padres o de los hijos, que los lleva a imitar tendencias culturales que “aparentan” ser de primer mundo. Para algunos, la necesidad de vivir en pareja o ser padre y madre resulta en ocasiones complicado para llevar a cabo un diálogo, y puede ser porque no esta totalmente convencido de lo que busca y del rol que desempeña en el seno de la familia. También, porque hombre o mujer siempre desea imponer su punto de vista y asume una actitud tendenciosa unilateral. Entonces, esto nos lleva a reflexionar y decimos que no se comparte el mismo fin; por lo tanto, se deberá explicar inmediatamente al indicado, cuales son sus responsabilidades para mejorar la comunicación y el bien común familiar. Para evitar el derrumbe del amor en la familia mexicana y la desintegración, debemos observar con atención los factores que interpelan las conductas en la vida de pareja y la relación entre padres e hijos. Por ello, se deberá encarar los problemas con el diálogo sereno y buscar limar asperezas; platicar lo que pensamos e intercambiar sentimientos de honestidad en la relación; en consecuencia, todos los miembros de la familia mexicana que viven aún en unión familiar, deberán promover las relaciones de ida y vuelta, es decir, entre padre-madre, padre-hijo, madre-hijo, padre-hija, madre-hija, hermano-hermano. Por lo anterior, lo que no se vale es que por nuestro orgullo, conducta e ignorancia, llevemos de la mano a nuestros familiares a una situación de maltrato, violación, abuso sexual, orfandad parcial o total y abandono de los adultos mayores en la vía pública o en instituciones sociales. Quizá una posible solución en la vida de pareja y de familia mexicana, es evitar conductas más o menos escandalosas; recordemos, no debemos confundir la libertad con el libertinaje; de tiempo en tiempo a nivel mundial, vienen épocas en que las costumbres se desenfrenan y la que vivimos es una de ellas. 4.- Razón de los derechos del menor en la familia: Renovar y promover los derechos del niño en el interior de la Familia es una necesidad que todo Padre o Madre debe observar con el fin de fortalecer los valores inalienables del infante, para su desarrollo físico, mental y social. Elementos como la sana convivencia y el diálogo, ayudan a la toma de decisiones y promueven el amor sincero hacia los hijos -siempre apegado a la razón y a la verdad-, con el fin de que el infante pueda conservarse en su ser y perfeccionarse en la sociedad; esto se traduce como los Derechos fundamentales que todo infante debe gozar sin condición alguna, y que son: VIDA, EDUCACIÓN y STATUS SOCIAL. El objetivo inmediato de papá o mamá será iniciar una disciplina en la reforma estructural afectiva desde el seno familiar y no esperar que la sociedad o gobierno otorgue algún bien para la familia; por lo tanto, se requiere por parte de los padres mayor atención y compromiso hacia el niño o a la niña durante su desarrollo de cero y hasta los 18 años. En consecuencia, se desea que los hijos puedan llevar una vida más sólida, con buenas costumbres y apegada a la Fe; libre de circunstancias externas de distracción que afecten a su autoestima y que le impidan desarrollarse bajo una disciplina síquica o motriz de acuerdo a su edad. En la medida en que los Padres de Familia tomen acciones para regularizar la situación de la familia en México, los problemas del menor al interior del seno familiar se reducirán y sus derechos entraran en vigor inmediatamente, para ser una realidad palpable. En suma esto nos dará una experiencia viva, que sin duda alguna, evitará que los hijos tomen rumbos diferentes, absorbidos por la modernidad materialista, que tiene como fin último la degradación de la especie humana. 5.- Razón de cambios de estructura en la sociedad: De poco sirve la débil predicación de la Familia de Padres de Familia e instituciones sin ánimo de lucro, en colaboración con la Iglesia mexicana, si toda la publicidad a nivel mundial, exalta lo placentero de la inmoralidad y lo acredita con la vida disoluta de los líderes mediáticos. También si las leyes facilitan la infidelidad, el divorcio, el aborto y todos lo vicios y crímenes conexos. Y es que, actualmente, los peligros son mayores: se ha promovido una Ley para reconocer abiertamente la práctica del aborto asistido hasta antes de las 12 semanas del embarazo; no obstante, surgió una “iniciativa” más, conocida como “Ley de Voluntad Anticipada” o del ¿Bien Morir?, que es un “esfuerzo de modernidad”, resultado del trabajo de los Legisladores del Distrito Federal. Además, en este sentido, como remate, se ha reconocido “Los matrimonios del mismo sexo”, lo que significa, legalizar el matrimonio entre homosexuales -que nunca serán Familia puesto que son infecundas-; además de impulsar el divorcio exprés. Por si eso ni fuese suficiente, existen otros males que atentan contra la Familia mexicana, destacando el adulterio, la drogadicción, y la anticoncepción, que cunde cual mortal epidemia, ante el aplauso del gobierno y de organismos nacionales e internacionales. Así hemos venido a naufragar. Es, pues, necesario proteger a la familia del injusto sistema en vigor, la solución de fondo es el cambio de estructuras que den garantías a sus miembros para su quehacer en la sociedad. Y sobre todo, que los graves problemas de nuestra nación no se rija por tiempos partidistas, ni por “iniciativas” de políticos de bajo perfil. 6.- Razón de cambios en los medios masivos: La machacona propaganda por los medios masivos de comunicación –mass media-: TV., radio, prensa e internet, son otro testimonio de lo dicho. La familia es bombardeada –las 24 horas-, con mensajes institucionales, de sexo, violencia y crimen organizado; así como la publicidad de medicamentos “milagrosos”, que nada más de acordarme de ellos, ya me dio jaqueca. Esto significa que necesitamos aprender a vivir, y sobre todo a entender la persuasión de los mensajes que emiten los medios de difusión; o que es lo mismo, reflexionar los mensajes y observar a los medios electrónicos e impresos, para conocer sus comportamientos, y discutirlos con todos y cada uno de los integrantes de la familia. Es un hecho que la comunicación social en México, se nos presenta como un área de oportunidad, en donde se deberá trabajar y controlar más a detalle las imágenes que se perciben; y tener así una conciencia crítica por parte de los integrantes del núcleo familiar, para evitar influencias disfuncionales. Esto incluye el control sobre las nuevas tecnologías y la Internet que ya interactúan y viven bajo el mismo techo de muchas familias mexicanas. 7.- Razón de fe y de los grupos que atacan a la familia: Desde hace tiempo se ha venido notando que en México, existen grupos “absolutos” que se sienten ofendidos cuando la Iglesia habla en contra del aborto o cuando sale en defensa del matrimonio y de la familia. Ante la situación, quieren eliminar a Dios y silenciar a la fe católica por la reflexión que hace sobre los problemas a los que está expuesta la Familia; como es la corrupción y todas las miserias humanas. Por lo anterior, concluyó que hay un caprichoso propósito de algunos hombres de corromper a la institución más noble; es decir, acabar con la Familia Mexicana que se esfuerzan por vivir la Fe y el amor. De acuerdo con lo anterior, sólo nos resta agregar que con la celebración del día Internacional de la Familia este domingo 6 de Marzo de 2011, la fuerza del amor triunfa y se interpone a través de la Verdad y la Razón. Además, con los festejos programados, se busca rescatar los valores de la Institución en todo su ser y quehacer. Con criterios objetivos, los Padres de familia, junto con instituciones de gobierno, empresas privadas y centros educativos, han tomado la iniciativa de promover con seriedad, el Día de la Familia; y no se trata de festejar una fecha más del calendario, por el contrario, se habla de dar a conocer el verdadero significado de la familia, destacando como un venero de tenacidad, solidaridad, paciencia, virtud, amor, unión, honestidad y fuente de ciudadanos ejemplares que demandan ante todo, respeto de cualquier instancia o persona. Por eso, la festividad del día en honor a la familia, es vista como un acierto por nuestra sociedad, en donde los mexicanos con su participación, buscan en el festejo, fomentar la unidad y fortalecer la estructura al interior del núcleo familiar, retomado con ello, el origen donde nacemos, nos reproducimos y somos educados.

Share: