Entretemiento

No somos libres de ser libres

Para el Festival de Cine, y las personas libres que trabajan sin descanso, las historias que acompañan la sexta edición de esta kermesse cinematográfica, la reflexión sobre los valores fundamentales de nuestra existencia, es una obligación.

Hemos dado un paso adelante, conscientes de nuestra libertad, de la responsabilidad que marcha adherida a la historia y que nos hace ver un futuro osado en la esperanza.

Esta marcha, unida, necesaria, en la celebración del Bicentenario de la Lucha por la Independencia y el Centenario de la Revolución, nos alecciona más el destino que el festejo efímero.

EL VALOR DE LA LIBERTAD se nos presenta como don y regalo, pero también como proyecto, y nos apremia a la construcción solidaria de una Sociedad que pretende ser democrática; o, dicho en otras palabras: “Esa democracia occidental, donde se goza de la libertad a condición de no usarla”.

Hoy en día, en que aumentan las libertades teóricas, y las libertades prácticas disminuyen (Luis Antonio Villena), proponemos reflexionar en este valor con libertad, sin olvidar sus restricciones y las amenazas por conseguir el poder negando este valor. Como Erich Fromm dice: “El acto de desobediencia, como acto de libertad, es el comienzo de la razón”.

Para cualquiera de nosotros, el uso de la razón y de intimar el sentido del libre albedrío nos posiciona en zona de peligro y privilegio; Dios nos ha regalado un país que ha contado las gotas de nuestra propia sangre para crear las condiciones para que nuestra libertad se exprese, y aunque un Gobierno y un Estado bastante sensato no pueden ofrecer la libertad, sí pueden generar condiciones para que ésta se exprese.

Vienen a nuestro corazón muchas de las películas que hemos seleccionado y que nos confrontan en sus historias ante varias circunstancias de la vida:

LA MUERTE Y LA LIBERTAD: “Violines en el Cielo”; “Hachiko, siempre a tu lado”; “La tumba de las luciérnagas”; “Cerrando círculos”.

LAZOS FAMILIARES Y LIBERTAD: “Madre e hija”; “El viaje de nuestras vidas”; “Anita”.

GUERRA Y LIBERTAD: “La teta asustada”; “El ángel de los niños”; “Mi querido enemigo”; “Zona de miedo”.

RELIGIOSIDAD Y LIBERTAD: “Lourdes”.

NATURALEZA, LIBERTAD Y RESPONSABILIDAD: “Océanos”; “Una amistad inolvidable”; “Cómo entrenar a tu dragón”; “Marmaduke”.

DISCAPACIDAD Y LIBERTAD: “Anita”; “Yo también”.

LA DIGNIDAD DE LA MUJER: “Precious”; “La teta asustada”; “El viaje de nuestras vidas”; “Trece rosas”.

DIOS Y LA LIBERTAD: “Alberto”; “La última cima”; “Marcelino pan y vino”; “Juan Pablo II”.

LOS NIÑOS: “Ponyo, el secreto de la sirenita”; “Una amistad inolvidable”; “Marmaduke”; “Cómo entrenar a tu dragón”; “El pequeño Nicolás”.

JUSTICIA SOCIAL: “Antonio, el iluminado de Dios”; “Venezzia”; “El limonero”, etcétera.

Como dice Emmanuel Kant: “La libertad es aquella facultad que aumenta la utilidad de todas las demás facultades”.

Igualmente, nos confesamos “irremediablemente libres” para organizar un evento como éste, y compartirlo con el mayor público posible; es un sueño que se ha hecho realidad, y somos libres de soñarlo.

“La libertad es un aire habitual, sin perfumes exóticos, que se respira junto con el oxígeno, sin pensarlo, pero conscientes de que existe” (Juan Carlos Onetti).

Share:

Leave a reply