Uncategorized

La solidaridad no es la caridad de un día

Los huracanes y las condiciones meteorológicas no nos han dado tregua. A finales de agosto sufrimos las inundaciones de Tlacotalpan, Minatitlán y otros puntos del sur del estado. Posteriormente enfrentamos la devastación que dejó a su paso el huracán Karl. Y cuando estábamos concentrados en la reconstrucción de los más de 100 municipios afectados tuvimos que enfrentar los remanentes del huracán Mathew que han vuelto a inundar de manera intermitente el sur del estado, desde Alvarado hasta Coatzacoalcos. Sin embargo, tampoco ha habido tregua en la expresión de la solidaridad ante la tragedia que han provocado las inundaciones, sobre todo porque muchas localidades han tenido que ser evacuadas y hay muchos hermanos desplazados. En definitiva las condiciones meteorológicas también están exhibiendo esta parte noble de la solidaridad y fraternidad que no hemos perdido a pesar de tantas situaciones difíciles que nuestro país ha enfrentado en los últimos tiempos. Ha sido, de verdad, sorprendente la manera como la sociedad en general se ha volcado en ayudas a todos nuestros hermanos damnificados. Va saliendo lo mejor de nosotros mismos en una tragedia como esta. No nos hemos quedado indiferentes ante el dolor de nuestros hermanos y tratamos de colaborar de diversas formas. Están apareciendo testimonios impresionantes de la forma como se han movilizado las personas, los grupos, las instituciones, los centros de trabajo, las escuelas y las iglesias para salir al rescate de nuestros hermanos damnificados. Algunas escuelas, por ejemplo, llevaron a sus propios empleados para que realizaran una jornada de trabajo en labores de fumigación y limpieza. También algunas parroquias han adoptado a una parroquia damnificada y han llevado comida caliente, víveres, ropa y medicinas. Además, cuando se entrega la ayuda se convive con las comunidades afectadas y se celebra la santa misa. Hemos descubierto, con esta reacción inmediata y solidaria ante la tragedia y con esta actitud permanente de solidaridad, que existe un potencial espiritual impresionante que debemos dejar instalado en nuestro corazón para que siempre se manifieste y no solamente en tiempos de desastre. La bondad, la solidaridad, la justicia, el cariño, la fraternidad, la generosidad y todo lo bueno que se ha desbordado en estos días ¿por qué no lo vivimos cada día? Cómo cambiaría nuestro país si aprendiéramos a vivir de esta manera. Habría menos violencia, inseguridad, desigualdad, desempleo y divisiones. No se trata de expresar solamente la solidaridad en la tragedia de tal manera que una vez que pasa la emergencia volvamos a vernos con desconfianza, a provocar divisiones y a permitir que la mentalidad relativista se apodere de nosotros destruyendo los valores humanos. La solidaridad no es la caridad que expresamos un día determinado sino la actitud permanente de salir al encuentro del más necesitado. Nosotros no necesitamos cambiar porque haya venido un huracán o porque sigamos estando sometidos a la amenaza que representa el cambio climático. Hemos sido creados para el amor, la justicia y la bondad. Esa es nuestra esencia y no debemos cambiarla por el dinero, la ambición, el prestigio, la soberbia, el egoísmo y el materialismo que nos vacían de identidad y nos alejan de nuestros semejantes. 2. Testimonio de gratitud por el apoyo a Cáritas de Xalapa El arzobispo de Xalapa, Mons. Hipólito Reyes Larios, expresa un agradecimiento especial a la sociedad xalapeña y a todos los fieles de la arquidiócesis de Xalapa que colaboraron, el día de ayer 2 de octubre, en la colecta anual de Cáritas de Xalapa, A.C. Esta colecta anual se hace posible por la participación de tantos fieles que de manera entusiasta y comprometida salen a botear a las calles, vialidades y cruceros de esta ciudad capital. Allí vimos a los niños, adolescentes y jóvenes de los movimientos y grupos parroquiales, así como a todos los hermanos que colaboran estrechamente con los sacerdotes en las labores pastorales. Cáritas es un organismo mundial que nació en Alemania después de las guerras mundiales como un esfuerzo organizado de la Iglesia Católica orientado, por amor a Dios, a auxiliar al prójimo necesitado tanto en lo material como en lo espiritual sin importar edad, sexo, creencias políticas o religiosas o nacionalidad. El nombre Cáritas viene del latín “Caritas” que significa: don, caridad, amor. Cáritas es una Organización Internacional cuya meta es lograr que pongamos nuestros bienes en común con quienes más lo necesitan a través de la asistencia, la promoción humana y la concientización. Cáritas de Xalapa A.C. nació el 3 de mayo de 1991 como organismo a través del cual la Iglesia Católica sirve a la comunidad de manera organizada y constante. Cáritas trabaja por y con quienes sufren e invita a todos a experimentar el gozo de compartir sus bienes y a vivir el amor preferencial por los pobres. Cáritas de Xalapa está respondiendo al llamado de Cristo de descubrirlo y asistirlo en la persona de los más pobres y necesitados. En este campo de la caridad ofrece una gama muy amplia de servicios que se pueden especificar en tres grandes rubros. 1) Línea de asistencia: • Se escuchan y analizan los casos que presentan las personas para apoyarlas en situaciones de urgencias médicas, extravío, intervenciones quirúrgicas, funerales, incendios, inundaciones, accidentes, apoyo con material escolar, pasajes, rentas, etc. • Cuenta con un albergue definitivo para enfermos terminales que actualmente está atendiendo a 38 personas, la mayoría de ellas ancianos que no tienen familia. • Ofrece el servicio de guardería para hijos de madres solteras y de escasos recursos. • Cuenta con un albergue temporal para migrantes y personas que vienen a Xalapa a realizar trámites y con un albergue para indigentes. • Otros servicios que se pueden citar: farmacia, comedor popular, servicio médico, asesoría jurídica, consulta psicológica, análisis clínicos, visitas domiciliarias y despensa básica. 2) Línea de promoción • Ofrece también talleres de corte y confección, manualidades y belleza, así como talleres de concientización para la familia, autoestima y salud de la mujer. • Cuenta también con bolsa de trabajo. 3) Línea de conciencia social • Se constituye como centro de acopio a favor de damnificados por desastres. • Enlace con el Instituto de Apoyo a Pueblos Indígenas, Derechos Humanos del Estado de Veracruz, organismos no lucrativos de la sociedad civil y con la Procuraduría de la Defensa del Menor, la Familia y el Indígena. • Familias Anónimas: organismo nacido en Cáritas para la terapia grupal entre familiares de adictos que buscan soluciones para su problemática. Cáritas tiene su domicilio en Altamirano 78 esquina Betancourt, zona centro de esta ciudad capital. Además cuenta con 19 centros parroquiales en esta ciudad y 11 más en otras parroquias del territorio arquidiocesano. Cáritas ha mostrado su liderazgo y compromiso organizando a la sociedad y a la Iglesia de Xalapa para apoyar a nuestros hermanos damnificados con ocasión de desastres naturales como los ocurridos en Haití, Angangueo, Mich., Chalco y estados del norte del país, entre otros. Actualmente está apoyando a nuestros hermanos damnificados del estado de Veracruz por los huracanes y las inclemencias del tiempo. Vale la pena seguir respaldando a esta institución que está respondiendo a los desafíos actuales sobre todo en lo que implica ayudar a los más necesitados y en la concientización de la sociedad sobre la necesidad de vivir permanentemente la solidaridad. Cáritas nos recuerda que hay más alegría en dar que en recibir.

Share:

Leave a reply