Uncategorized

Educación integral y de calidad para todos

El instrumento del desarrollo de los pueblos es indudablemente la educación, pero una educación que al mismo tiempo que capacita para el manejo de habilidades técnicas y científicas, forme a los individuos haciéndolos capaces de asumir responsablemente compromisos laborales, que los haga sensibles a los valores del bien, de la belleza, de la verdad y de la justicia. Con pena tenemos que reconocer que nuestro sistema educativo deja mucho que desear en cuanto a calidad y resultados. Además hemos arrastrado desde hace mucho tiempo, como dogma intocable, la convicción de que la educación laica supone eliminar cualquier referencia a valores humanos universales, confundiéndolos con aspectos confesionales. La educación se ha convertido en un instrumento de control ideológico de corte partidista, relegando el derecho irrenunciable que corresponde a los padres de familia en la educación de los hijos. Reconciliación Nacional: Desde el nacimiento de nuestro país como Nación independiente hemos recorrido la historia divididos en bandos irreconciliables; esto nos ha desgastado en luchas fratricidas, nos ha debilitado ante las agresiones del exterior y nos ha hecho incapaces de sumar esfuerzos en la búsqueda del bien común. En este mismo año en que nos disponemos a festejar los grandes acontecimientos de la Independencia y de la Revolución Mexicana, estamos inmersos en profundas divisiones políticas que paralizan el avance democrático del país e impiden los consensos necesarios para alcanzar las metas que anhelamos. Seamos sensatos, aprendamos de la historia; nuestras legítimas diferencias deben encauzarse por el camino de propuestas creativas, de respeto a las instituciones democráticas; sepamos anteponer el bien común a los logros partidistas que finalmente se revierten en pérdidas para todos. Terminados los festejos patrios, cuando se tiren a la basura los pendones que adornaron nuestras calles, no podríamos ignorar que el caminar del país nos sigue necesitando; que los mismos “héroes que nos dieron patria y libertad” nos reclamarían si no hemos sido sensibles y responsables ante los proyectos que a ellos los impulsaron en el empeño libertario.

Share:

Leave a reply