La columna del Obispo

Columna del obispo: UNA LECCIÓN AL MUNDO

1. El rescate de los 33 mineros por medio de la Cápsula “Fénix 2” -así denominada en alusión al mito del ave que renació desde las cenizas, tal como lo están haciendo ahora los mineros chilenos, sepultados durante 69 días en la mina San José, propiedad de la Minera San Esteban (en Copiapó, Chile), a casi 700 metros de profundidad, después de un derrumbe el 5 de agosto-, ha sido un acontecimiento que ha captado la atención del mundo entero y ha sido seguido en vivo por millones de telespectadores, igualando la cobertura del lanzamiento del Apolo XI a la luna. 2. La noticia ha ocupado las primeras planas de los principales diarios del mundo, las emisiones de la televisión, internet y las redes sociales, en una jornada histórica. 3. Tras recorrer un trayecto de 622 metros, por un estrecho ducto cavado sobre la roca, de 66 centímetros de diámetro y 4 metros de largo, la Fénix 2 fue rescatando uno por uno de su cautiverio, a los mineros sepultados, en medio de la emoción intensa -hasta las lágrimas-, de familiares y espectadores. Volvieron a la vida. Este hecho extraordinario se ha visto como un verdadero milagro, un milagro de la solidaridad humana y de la fe cristiana de tanta gente positiva que ha participado en esta proeza. 4. La forma como se ha llevado a cabo el rescate, ha constituido una lección y un hermoso testimonio de lo más noble que hay en los seres humanos. El rescate manifestó en primer lugar un gran aprecio por el valor de la vida de todo ser humano, un gran sentido de solidaridad, de esfuerzos coordinados y de voluntad por asegurar la vida, la salud y el bienestar de quienes sufren. 5. Se ha demostrado que la esperanza tiene sentido y nos hace capaces de realizar y hacer posible lo que en ocasiones nos parece humanamente imposible. La fortaleza, la energía, el esfuerzo coordinado, la valentía son virtudes necesarias para vencer los obstáculos y enfrentar las adversidades. 6. El amor, el afecto, la preocupación y solicitud por el bienestar de los seres queridos. La igualdad de todos los seres humanos. La experiencia de que todos somos iguales y en las emergencias, los peligros, las adversidades, los desastres naturales, necesitamos del auxilio de los demás para salir adelante. Los seres humanos somos interdependientes. Nadie se basta a sí mismo. Todos tenemos necesidad del auxilio de los demás. Es todo ello lo que aquí se ha manifestado. 7. El gobierno, el pueblo chileno, la comunidad hispana, Latino América, se unieron en esta aventura del rescate, que ha tenido un final feliz, sin contratiempos. Varios Países expresaron su apoyo y solidaridad para esta difícil empresa. 8. Fue necesaria una tecnología adecuada, equipos especializados, comunicación, prensa, disciplina y orden. El éxito del operativo San Lorenzo ha sido motivo de gran alegría y de orgullo para todos los participantes. El valor de la vida, la solidaridad, la esperanza, la fortaleza, la energía, el esfuerzo coordinado, la valentía, han sido las características de este histórico evento. 9. Hoy todo mundo expresa gran satisfacción y alegría por esta noticia. Obviamente ahora lo primero será checar la salud de los rescatados y atender su recuperación. Las respuestas de los filántropos no se han hecho esperar: ofertas a todos ellos de cuentas bancarias, de casas, de trabajo, de escribir libros con el relato y las anécdotas acaecidas durante el encierro, de películas, de entrevistas, de conferencias de prensa. 10. Pero lo más valioso ha sido esta llamada de atención sobre lo que es esencial al ser humano: el amor al prójimo, la determinación de no dejar desamparados a los mineros sepultados en vida. ¿Aprenderá México la lección?

Share:

Leave a reply