CCM

Es posible la reconciliación social en Oaxaca

Las elecciones del pasado domingo marcan para Oaxaca un paso histórico que puede ser un resorte para ponernos a caminar juntos buscando el bien común. Los signos son palpables y alentadores: las elecciones se realizaron en paz en todo el Estado, un alto porcentaje salió a votar, las autoridades garantizaron la tranquilidad, en general tanto los que se vieron favorecidos como los que no, reconocieron los resultados oficiales del Instituto Electoral. Una señal clara de que la sociedad de Oaxaca quiere avanzar hacia la responsabilidad social y madurez. Cuando se dan estos signos no se puede ni se debe hablar de vencedores y vencidos porque todos salimos ganando; por eso se pulsa un ambiente de serenidad en la sociedad, es palpable la esperanza y crecen las expectativas; los creyentes experimentamos la fuerza de la oración. Cuando se cumplen los propios deberes y se emplean medios civilizados todos salimos ganando. ¡Felicidades!. Pero tenemos que ser realistas; solo dimos un paso, la meta aún está lejana. Ciertamente dimos un paso importante que nos abrió horizontes y nos mostró la disponibilidad de caminar y mejorar, pero lo importante ahora es prepararnos para recorrer el camino de la Reconciliación Social como tarea fundamental e irrenunciable para curar heridas y deterioros sociales que nos vienen dañando desde hace décadas y aprovechar las grandes capacidades humanas con que cuenta Oaxaca. Para la Reconciliación Social y el Desarrollo Integral de un pueblo los recursos humanos son determinantes, más que los recursos económicos y materiales. Oaxaca cuenta con un buen caudal de recursos humanos hasta ahora no bien aprovechados. La Reconciliación Social comporta acercamiento y apoyo mutuo entre gobernantes-partidos políticos y sociedad a través de acciones palpables que alimenten la confianza, la transparencia y la participación efectiva de los ciudadanos; comporta también el acercamiento constructivo a la sociedad de todos los líderes sociales y del magisterio, su colaboración cualitativa al bien común será siempre indispensable para Oaxaca. La Reconciliación Social demanda también que las universidades, los variados colegios de profesionistas, las organizaciones empresariales y de trabajadores aseguren su referencia y proyección al bien común; de suma importancia será también la contribución de cada una de las ocho regiones y de las diferentes etnias indígenas. ¿Qué sugiere y puede ofrecer cada región, cada etnia, cada sector y organización a la Reconciliación Social y al bien común de Oaxaca?. La Reconciliación Social es trabajo conjunto, es paz y unidad basadas en la verdad y en la justicia. ¿No sería el momento en que las próximas autoridades instrumenten la consulta y hacerles llegar sugerencias puntuales para impulsar la transparencia y la participación ciudadana?. Urgen sugerencias sobre acciones, herramientas y personas para afrontar las necesidades fundamentales y las urgencias de Oaxaca pero dentro de un Plan Global más allá de varios sexenios. Es tiempo de aportar y de escuchar. Felicidades a todos los elegidos en las diferentes responsabilidades; la sociedad confía en todos, pero sería muy grave defraudar la esperanza y expectativas creadas. Nuestro reconocimiento a las autoridades en función; debemos colaborar todos con ellas para que cierren bien su período. Con mi saludo y bendición para todos.

TagsOaxaca
Share:

Leave a reply