CCM

MENSAJE DE LOS OBISPOS DE LA PROVINCIA DE ACAPULCO

JUNIO 16 DE 2009 Chilpancingo-Chilapa. 1.- SALUDO Dolidos por los acontecimientos violentos que causaron la muerte de un sacerdote en la Tierra Caliente, los pastores de la Provincia de Acapulco saludamos a los sacerdotes, a los miembros de los Institutos de Vida Consagrada, a los Laicos comprometidos con la Iglesia, a todos los fieles, a los hombres y mujeres de buena voluntad, con el fin de animarlos y fortalecerlos en la fe. Consagradas nuestras Iglesias Particulares al Espíritu Santo, queremos un nuevo Pentecostés (Hech. 2, 1-4), en donde renovemos el entusiasmo misionero para hacer presente el Evangelio en nuestro mundo y en nuestras familias, para que ayudemos a todos a crecer en la comunión, viviendo los valores del Evangelio de Jesús, para ser Uno, como el Padre y Jesús son Uno (Jn 17, 21). 2.- CLIMA DE VIOLENCIA E INSEGURIDAD El asesinato del Padre Habacuc Hernández Benítez y de dos jóvenes que se preparaban para entrar al Seminario, Eduardo Oregón y Silvestre González de la diócesis de Ciudad Altamirano, ha tocado muy de cerca a la Iglesia. La violencia que prevalece en algunas regiones del Estado de Guerrero alcanza a mucha gente inocente. Los hechos de violencia provienen, en gran parte, del crimen organizado que se ha constituido como un poder que produce inseguridad y miedo. La Iglesia exige a la autoridad competente una investigación a fondo sobre los motivos y los autores de este crimen. Hacemos nuestras las palabras del Sr. Nuncio Apostólico Christophe Pierre al Obispo de Cd. Altamirano con motivo de este doloroso acontecimiento: En este momento de profundo dolor para Usted y para toda la Diócesis de Ciudad Altamirano, me uno al pesar, a la condena por el incomprensible asesinato de hermanos inocentes, y sobre todo a la oración que ustedes, junto a los familiares, amigos y conocidos dirigen a Dios por el descanso eterno de quienes han sido cobardemente asesinados. Que nuestra oración sea también un reconocimiento a la labor humilde y eficaz de un sacerdote que dedicó su vida al anuncio del Evangelio, esforzándose por ser testigo del Señor de la Vida. Quiera Él transformar su sacrificio, unido a los de los jóvenes seminaristas, en fermento de paz y en una fuerte llamada a la conciencia y a la conversión de quienes, hoy, parecen haber hecho de la violencia su propia razón de existir. Una vez más, la Iglesia quiere decir que es imprescindible combatir al crimen organizado, siempre que sea integral. Esto quiere decir que si bien, es necesaria la participación de las fuerzas de seguridad para frenar a los grupos criminales, ésta tiene que estar acompañada de una atención a los derechos humanos de la población. Este esfuerzo tiene que incluir también la lucha contra la corrupción, la atención a la situación económica de los mexicanos, la educación en los valores necesarios para la convivencia social y la rehabilitación de los adictos a las drogas. 3.- LAS ELECCIONES El próximo 5 de julio, tenemos elecciones federales, para elegir a los diputados de la República, momento crucial en nuestra historia de México envuelta entre luces y sombras, por los constantes conflictos violentos, los atropellos a los derechos humanos por parte de quienes nos deberían cuidar como es: el Estado y sus autoridades. Como pastores tenemos la responsabilidad de dar una palabra sobre las elecciones y por esta razón, exhortamos a todos en el Nombre del Señor Jesús a que busquemos el bien común de la nación (Cfr. Carta Pastoral del Encuentro con Jesucristo…No. 289). Una manera de hacerlo es participando con madurez y responsabilidad en estas próximas elecciones federales, analizando cada una de las propuestas de los diferentes candidatos y partidos políticos y así construyamos juntos la historia de nuestro País. Somos responsables de los acontecimientos que vivimos: tanto alegres, como también de dolor, de tristeza y esperanza. Por eso en nuestra nación mexicana, que quiere ser democrática, tenemos que ejercer nuestra responsabilidad de ciudadanos dando nuestro voto, por quienes buscan servir a la nación con justicia, libertad, verdad, servicio y amor. Somos conscientes de los enormes riesgos que hoy en día corren las autoridades, pues la corrupción ha alcanzado esferas muy altas en el poder público y es por eso que necesitamos como Iglesia que los laicos se formen en la doctrina social de la Iglesia para que asumiendo su misión en el mundo, den respuesta a las esperanzas de los jóvenes que no creen en la política, ya que están al margen de su desarrollo y participación (cfr. Aparecida 212). 4.- FRUTOS DE UN TRIENIO Reunidos en Chilpancingo, hacemos un alto en nuestro camino, para revisar el proceso que estamos viviendo como Provincia de Acapulco. El Trienio de trabajo, se ha caracterizado de manera especial en conocer la nueva reestructuración de la pastoral de la Iglesia en México, tanto en el nivel de las Provincias, como de las Comisiones y Dimensiones pastorales. Nosotros como Provincia de Acapulco, hemos asumido 6 comisiones de las 8 que propone la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM): Pastoral: PROFÉTICA, LITURGICA, SOCIAL, FAMILIA JUVENTUD Y LAICOS; VOCACIONES Y MINISTERIOS Y PASTORAL DE LA COMUNICACIÓN. Nos ha favorecido el caminar como Región Pastoral Sur durante 37 años y ahora vamos a cumplir 40, de los cuales son 3 años como Provincia. Hemos hecho el análisis de la realidad desde estas 6 comisiones en nuestra Provincia. También, se ha iluminado esa realidad con el magisterio de la Iglesia y la palabra de Dios, principalmente con el Documento de Aparecida, muy apropiado al caminar nuestro, ayudándonos para encontrar criterios comunes para la pastoral. Ahora ponemos en manos del Señor el fruto de este Trienio como una ofrenda grata a sus ojos y, al evaluar este caminar, palpamos la presencia del Señor en esta obra que se sigue construyendo, y así mismo será para mejorar y actualizar nuestro servicio a las Iglesias particulares en las que vivimos, y así seguir impulsando la nueva evangelización, como discípulos y misioneros de Jesucristo, para que nuestros pueblos en él tengan vida (Aparecida 2007). Agradecemos al equipo coordinar por este servicio y les felicitamos, han dejado un proceso que otros continuarán en adelante. 5.- Clausura del año de San Pablo e inicio del año sacerdotal. Al cumplirse 2000 años de la vida de San Pablo, el Papa Benedicto XVI, nos invitó a celebrar un año a San Pablo, para conocerlo, aprender de él su gran amor a Cristo y a su Iglesia, sirviendo como Apóstol de los gentiles y que para nosotros es el gran ejemplo de la misión que la Iglesia tiene que continuar. Por eso hoy al clausurar este año de San Pablo, deseamos haya dejado grandes frutos en todos los Agentes de Pastoral. Todavía no terminamos este año jubilar de San Pablo, cuando el Papa Benedicto XVI, ahora nos invita a celebrar un año sacerdotal (del 19 de Junio 2009 al 19 de Junio 2010). Nos invita a vivir en una permanente promoción vocacional, con énfasis en la vocación sacerdotal, que ayude a superar la crisis de vocaciones sacerdotales siguiendo el ejemplo de San Juan María Vianney, patrono de los párrocos y ahora de todos los sacerdotes. Siendo así una oportunidad en nuestra Provincia para orar y promover esta vocación. 6.- Hacia los 150 años de la Diócesis de Chilpancingo-Chilapa. Imploramos al Señor Pastor de Pastores, para que bendiga a la Iglesia Particular de Chilpancingo-Chilapa que se prepara para celebrar en el año 2012, el Jubileo por los 150 años como diócesis, en donde se han experimentado frutos de santidad y entrega de muchos obispos, sacerdotes y laicos, que han hecho presente el Reino de Dios en el Estado de Guerrero. Muchos de nuestros sacerdotes fueron formados en el seminario Conciliar de Chilapa, ahora nos toca agradecer y pedir que su tarea evangelizadora sea a ejemplo de los Santos: San David Uribe, Margarito Flores y el beato Bartolomé Dias-Laurel. Que María santísima, siga acompañándonos con su intercesión en este peregrinar como pueblo de Dios en nuestra Provincia de Acapulco. Fraternalmente + Mons. Felipe Aguirre Franco Arzobispo De Acapulco. + Mons. Alejo Zavala Castro Obispo de Chilpancingo-Chilapa. + Mons. Maximino Martínez Miranda Obispo de Cd. Altamirano + Mons. Roberto Domínguez C. Obispo de Tlapa.

Share:

Leave a reply