CCM

Se mimetiza el narco en algunos niveles del gobierno michoacano

DETIENEN A DIEZ ALCALDES Y 17 FUNCIONARIOS EN MICHOACÁN Las redes de narcotraficantes una vez más han infiltrado esferas de gobierno, lo que pone en evidencia la calidad moral, de servicio y seguridad del país entero. El caso de las detenciones de presidentes municipales y alcaldes de aquella entidad michoacana no es más que una prueba de la gran debilidad de las estructuras de seguridad, no sólo de ese estado, sino de las mayoría de los gobiernos estatales del país. La operación en Michoacán que inició la mañana del martes 26, cuando fiscales federales llegaron a domicilios, oficinas y presidencias municipales con órdenes de localización y presentación, nos da una clara muestra del poderío y gran capacidad que el crimen organizado tiene para penetrar cualquier nivel de gobierno. La Policía Federal anunció la captura en Michoacán de un ex policía estatal, considerado un operador del cartel de La Familia, desde donde se hacía cargo del tráfico de drogas y secuestros en al menos cinco municipalidades del Estado de México, vecino a la capital. Junto a un ex policía estatal, identificado como Javier Ortiz “El Arqui”, fueron capturados otras 10 personas. Cuatro de las detenciones ocurrieron en Michoacán y el resto en el Estado de México. Desde que Felipe Calderón asumió el poder en diciembre de 2006 lanzó una ofensiva contra los carteles de las drogas que ha incluido el despliegue de miles de soldados en las zonas afectadas por la violencia del crimen organizado. Hoy en 2009, la batalla sigue y parece no tener fin. La Violencia, el tráfico de drogas, la trata de blancas y el comercio informal relacionado con la piratería siguen con su aplastante paso por todo el país, sin tener un método eficaz para poder detener su desbocado y destructivo proceder. A más de 200 kilómetros al oeste de la ciudad de México, se asienta el cartel de La Familia, uno de los grupos responsabilizados por parte de la violencia que afecta algunas zonas del país, como este cartel muchos más en todo el territorio mexicano siguen procurando guerras de poder, contando desafortunadamente con la colaboración de autoridades de diversos niveles. Hoy continúan los operativos en diversos domicilios particulares de policías municipales y estatales, alcaldes, funcionarios y ex funcionarios, quienes cuentan con órdenes de localización y presentación, pero lamentablemente estas operaciones de suyo, nunca serán eficaces, primero si no se cuenta con hombres y mujeres honrados y capaces de encarar la fuerza del crimen organizado, segundo si no hay estructuras de seguridad capaces de de brindar protección a las mismas autoridades y por su puesto a la sociedad en su conjunto y tercero si no se genera educación y empleos dignos para la clase trabajadora y campesina del país, que es el sector de donde los carteles reclutan a sus futuros sicarios. Tanto el gobierno federal, como los gobiernos estatales y municipales son responsables de encarar y abatir este grave problema, pero también nosotros somos responsables y protagonistas de generar una sociedad más segura y más justa.

Share: