CCM

Adelantan partidos debate electoral ante obispos

Los presidentes de los principales partidos políticos en México adelantaron el debate electoral rumbo a los comicios federales de julio próximo ante la 87 Asamblea Plenaria de la Conferencia del Episcopado Mexicano, donde respondieron a tres inquietudes de los obispos: plataforma política, postura sobre la vida y la libertad religiosa y austeridad en el federalismo republicano. Aunque se invitó a todos los partidos con representación federal, sólo acudieron: Beatriz Paredes Rangel, por el Partido Revolucionario Institucional (PRI); Germán Martínez, por Acción Nacional (PAN); Joel Ortega por el Partido de la Revolución Democrática (PRD); Alberto Anaya por el Partido del Trabajo (PT); Jorge Kahwagi por Nueva Alianza (PANAL) y Jorge Díaz Cuervo por el Partido Social Demócrata (PSD). Se rumoró que el Partido Verde Ecologista declinó la invitación por la campaña por la pena de muerte que promueve y que es incompatible con el pensamiento cristiano. Además de los representantes de los partidos, acudió Leonardo Valdés Zurita, consejero presidente del Instituto Federal Electoral, quien no sólo hizo hincapié en la apremiante tarea de la democracia mexicana en construir acuerdos, sino en fomentar y fortalecer la participación ciudadana en todos los ámbitos de la vida pública y privada del país. Incluso, finalizó su intervención con una felicitación al Episcopado Mexicano por llevar a cabo encuentros de esta naturaleza, pues anticipa una campaña ‘positiva’ entre los partidos contendientes a las elecciones federales. El representante del PAN discurrió ampliamente sobre las coincidencias de la idiosincrasia del partido con los principios humanistas que promueve la Iglesia y fundó su presentación de plataforma en dos rubros: seguridad y dignidad humana. Por su parte, la presidenta del PRI habló sobre el desarrollo institucional y social, el mejoramiento de la calidad de vida, la recuperación de gobernabilidad y una política exterior más eficiente. El representante del PRD manifestó la preocupación de su partido en la desigualdad social como un problema ético y hasta moral, y dijo que apoyaría la creación de empleos bajo un nuevo modelo económico y se buscaría “una verdadera reforma educativa”. Por el PANAL, se manifestó la inquietud de sus candidatos en el rubro educativo y en la promoción de la mujer. El líder del Partido del Trabajo denunció que el gran problema del país es una “delincuencia organizada de Estado” y la presencia de “narcogobiernos” en México. Por último, el representante del PSD reconoció las profundas diferencias entre su partido y la creencia cristiana en torno al aborto, las uniones de convivencia, las familias diversas y la legalización de las drogas, pero pidió a los obispos encontrar las coincidencias en los derechos de las mujeres, la condena a la violencia homofóbica y el alto al “macabro desfile de cadáveres, producto del combate antinarco”. A pregunta expresa, los partidos coincidieron en tener la voluntad de presentar ante el Congreso de la Unión la revisión a la Ley de Culto y Asociaciones Religiosas de México para analizar la diferencia entre “libertad de culto y libertad religiosa”. Sin embargo, discreparon ante el cuestionamiento de los obispos del “despilfarro y excesos cometidos por partidos, legisladores e IFE”. El PAN defendió que la democracia y los partidos “salen caros”; el PRI sugirió el estudio de la reducción de legisladores y la austeridad de partidos; el PRD advirtió que detrás de las intenciones de reducir fondos y recursos a legisladores hay un ataque al equilibrio del federalismo; el PANAL sugirió revisar los gastos extras de los legisladores como asesores y demás apoyos; el PT se manifestó a favor de una austeridad republicana pero no a “razones de abarrotero” ni a posturas mezquinas o “cuentachiles”. Algunos arzobispos entrevistados al finalizar el evento calificaron como “positivo y necesario” el encuentro, pues -explicaron- se realizó con la mejor intención de acercar a los obispos las posturas de los partidos políticos no para definir coincidencias o discrepancias, sino para hacerse partícipes del ejercicio democrático, impulsando la participación ciudadana y recordando el deber público y social de los partidos que representan a todos los sectores ciudadanos del país.

Share:

Leave a reply