Uncategorized

«Saber escuchar»

“Este es mi Hijo amado; escúchenlo” Mc 9,7 Comienzo preguntando ¿Sabemos realmente escuchar? Somos conscientes de que vivimos en medio de grandes ruidos, exteriores e interiores, que en muchas ocasiones no nos permiten escuchar realmente lo que nos dicen o lo que sucede a nuestro alrededor. Considero que es principio de una verdadera relación, y fundamental, escuchar lo que el otro me dice. Todos oímos, ¿pero realmente escuchamos? Contemplo un momento el interior de las familias, en las que el valor de escuchar se ha perdido, surge inmediatamente, el sentimiento de soledad, o de abandono, el desinterés o indiferencia. Hijos que no escuchan lo que dicen sus padres y viceversa. Me preocupa mucho cuando he visto que en los jóvenes, un alto índice de ellos, llevan un aparato en sus oídos, se desconectan del mundo, no escuchan lo que sucede, se han conectado a su pequeño mundo de ruido. Esto conlleva a no saber escuchar la consciencia, se tiene miedo de lo que pueda decir. Por otro lado, en nuestra sociedad, no nos damos cuenta de muchas cosas, porque no ponemos atención, es decir no escuchamos lo que se dice, lo que se pregunta; estamos casi a la puerta de una etapa de elecciones y, me pregunto, si seremos capaces de escuchar las propuestas de los candidatos o sólo nos vamos a conformar con “oír” promesas que nos fascinan. Creo que todos debemos aprender a cultivar este valor tan importante, en donde nos desenvolvamos; escuchar lo que el otro necesita, o lo que el otro me dice y me comparte; dejaríamos a un lado tantos prejuicios. Hay tanta voces que se alzan hoy para decir algo, algunas son escuchadas y aceptadas otra, son como una voz en el desierto, ¿qué es lo que falta para tomar una sabia decisión ante la vida?

Share:

Leave a reply