Nacionales

Visita Ingrid Betancourt a la Virgen de Guadalupe

Ingrid Betancourt Pulecio, la política franco-colombiana que fuera secuestrada en 2002 por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colomibia (FARC) y rescatada seis años más tarde por el Ejército Nacional, visitó este mediodía a la Virgen Morena del Tepeyac, Santa María de Guadalupe, en la Basílica de la Villa guadalupana en la ciudad de México.

De este modo cumplió la promesa realizada aquel 2 de julio del presente año, al ser liberada de su cautiverio, de visitar en su Casita a la Virgen de Guadalupe. Ante los representantes de la prensa, Betancourt aseguró que durante el momento en que permaneció secuestrada en la selva, recordó la presencia de la Virgen de Guadalupe en toda latinoamérica y por ello, decidió pedirle por su liberación y mantenerla con vida.

En punto de las 11:50, Ingrid Betancourt descendió del automóvil diplomático que la transportó hasta el atrio de la Basílica de Guadalupe y atendió por espacio de cinco minutos a la prensa, posteriormente, Mons. Diego Monroy Ponce, rector del Santuario, y el Arcipreste de Templo, Mons. Jorge Palencia, le recibieron en la puerta norte del recinto.

En el breve trayecto, Betancourt se disculpó por no haber podido estar en la fiesta grande a la Virgen de Guadalupe, el pasado 12 de diciembre, pues su intención era compartir el peregrinar de los millones de guadalupanos y dar gracias a la Virgen en su día: “se me hizo un poquito tarde”, se justificó. A pregunta expresa, Betancourt aseguró que además de acudir a la Virgen de Guadalupe para agradecerle su libertad confesó que tiene peticiones muy particulares qué hacerle a la Virgen Morena: “primeramente por la liberación de todos mis compañeros cautivos y secuestrados, por mi mamá, mis hijas, mi hermana y mis sobrinas”. Incluso, adelantó que pediría por la paz en Colombia por la que ha trabajado desde 1990; “también por la paz en México pues padecemos problemas semejantes en torno al secuestro”.

En ese sentido, también declaró que su oración a la Virgen solicitaría que todas los hogares con algún familiar secuestrado puedan encontrarse y convivir unidas durante la Navidad. “Lo que sucede es que la Virgen siempre procede con milagros que parecen humanos”, sentenció y por ello, reiteró su petición por la liberación de los rehenes: “en realidad se deben tocar los corazones de las personas que tienen en sus manos la decisión de liberar a los rehenes, de liberarlos de ese drama humano y depositó en la Morenita su esperanza de que así sea: “Por su puesto. A pedir a que toque los corazones de los comandantes de la guerrilla pues ellos pueden liberarlos”.

Cuestionada sobre las declaraciones realizadas por la mexicana Lucía Morett -capturada por el ejército colombiano durante una incursión de éste en un campamento guerrillero de las FARC- desestimó que exista semejanza en el trato que ofrecen las cárceles colombianas a los prisioneros guerrilleros y las condiciones de secuestro que se padecen bajo el cautiverio de las FARC. Cerca de una hora más tarde, la política depositó su ofrenda a los pies de la Virgen de Guadalupe, escuchó Misa en el santuario y atendió algunos asuntos particulares para encontrarse con las autoridades mexicanas mañana jueves.

Share:

Leave a reply