Nacionales

Llaman obispos a ‘cerrar filas’ frente esfuerzos federales en el combate a la violencia

A quince días de cumplirse el plazo de evaluación del Acuerdo Nacional para la Seguridad, Justicia y Legalidad, los obispos mexicanos reunidos en pleno exhortaron a las diferentes fuerzas políticas y a los líderes sociales a sumarse en los esfuerzos del gobierno federal en la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado. Luego de tener un encuentro con el presidente de la República, los obispos de México expresaron: “reconocemos, en todo lo que vale, el enorme esfuerzo del gobierno federal en la lucha contra el narcotráfico y la delincuencia organizada en todos los niveles. Con la esperanza en que las vidas cegadas en este combate florezcan en frutos de justicia y paz para la nación, y que pronto se logre una mayor coordinación entre las instancias responsables de perseguir el delito e impartir la justicia”. Y exclamaron: “¡Cuánto sería conveniente que el gobierno federal, los gobiernos de los estados y los partidos políticos hicieran un pacto de unidad en la lucha contra la delincuencia organizada, para erradicar la corrupción de las estructuras del Estado mexicano, en todos los niveles!” En el mensaje de los obispos al Pueblo de Dios, a nombre del episcopado, Mons. José Luis Chávez Botello, arzobispo de Antequera-Oaxaca, leyó: “Un acuerdo político es más necesario que nunca, ya que los bienes que están en juego no admiten la falta de colaboración solidaria entre todos”. Cuestionado sobre si se trata de un nuevo pacto o un llamado a la concreción del acuerdo ya firmado, Mons. Chávez Botello aclaró que se trata de un nuevo llamado en tanto se busca la corresponsabilidad de los líderes sociales, empresarios y de “zonas geográficas” que aún no han asumido el compromiso de apoyar al gobierno federal para avanzar. “Nos duele en carne propia la situación de un México herido y desencantado por los problemas de inseguridad, secuestros, sobrepoblación en las cárceles, corrupción general, hambre y marginación, desintegración familiar, rezago educativo, ineficacia en la búsqueda y aplicación de la justicia, narcotráfico, violación a los derechos humanos y crimen organizado que ponen en evidencia una falla en la conciencia personal y social al momento de reconocer la inalienable dignidad de la persona humana… así como del valor civil y de denuncia”, expresa el documento. La 86ª edición de la Asamblea Plenaria de la Conferencia del Episcopado Mexicano contó con la participación de un número de laicos proporcional al número de obispos nacionales y Mons. Chávez Botello afirmó categórico que los laicos están llamados a transformar al mundo; criticó el ‘clericalismo’ que dificulta la identidad laical para que los fieles cumplan las tareas seculares a las que están llamados y agregó que: “es moralmente inaceptable, que un laico traicione los valores del Evangelio, más si tienen una responsabilidad social. La vocación política no es el único modo para cumplir su servicio” y reconoció que urge un renovado y valiente compromiso de los laicos para con su Iglesia y su nación.

Share:

Leave a reply