CCM

No dejemos perder a México a nuestro amado país en medio de la violencia, la injusticia y la muerte.

No dejemos perder a México a nuestro amado país en medio de la violencia, la injusticia y la muerte. Misa dominical en la Basílica de Guadalupe. Al recordar el acontecimiento de los 32 años de la erección de la nueva Basílica del Tepeyac, el cardenal Norberto Rivera Carrera, manifestó a los cientos de fieles de distintas étnias de nuestro país que ataviados con rosas participaban de la Eucaristía dominical, que cada fiel “es la casa que Dios edifica”, y los exhortó a pedir a Jesucristo la apertura del corazón para “pedir con toda fuerza y energía sacudir de él todo pecado, robo e injusticia, así como toda intención de secuestro, asesinato y corrupción”. Por último y antes de la bendición de cientos de rosa, el Cardenal Carrera pidió a los fieles buscar con fuerza un encuentro profundo con Dios en cada uno de los mexicanos: “No dejemos perder a México a nuestro amado país, a nuestra comunidad, a nuestra sociedad, a nuestra familia en medio de la violencia, la injusticia y la muerte. María de Guadalupe”, subrayó, “nos integra en la armonía y la unidad que se da sólo en el amor, formando una sola familia, un solo pueblo, una cultura de la vida”, Añadió que el rostro mestizo de la Virgen representa en si mismo la integración de todo ser humano, “nuestra dignidad” de templos de Dios. “Quien destruye el templo de Dios será destruido por Dios porque el templo de Dios es santo y ustedes son ese templo”

Share:

Leave a reply