CCM

La Indulgencia

Para entender lo que es la Indulgencia, les voy a contar lo que me sucedió con los monaguillos. Me pidieron el balón de fut para echarse un partidito. “Bien, pero se van a jugar allá a la cancha para que no vayan a romper aquí un vidrio”. Dijeron que sí. Pero de repente se oyó… Crash! El balonazo tronó el vidrio! ¿Qué pasó? + Pues tenía que pasar. Son chamacos y, desobedecieron sin querer. Da coraje, pero son chamacos y… + ¿Nos perdona, padre? – Bueno, por la paz, los perdono, pero, eso si, tendrán que pagar el vidrio. Así se entiende. La desobediencia es la CULPA. Tener que reponer el vidrio, es la PENA. Para no quedar enojados, les perdono la CULPA porque pidieron perdón. Y para reponer el DAÑO pagarán la PENA reponiendo el vidrio. La confesión perdona la CULPA. La indulgencia perdona la PENA. La PENA se puede pagar aquí en la tierra durante la vida. Y, si no se alcanza a pagar en vida pues para eso está el PURGATORIO. Tú puedes escoger. Culpa y pena. Dos conceptos para tener en cuenta. En nuestra relación con Dios, tenemos gratitud, alabanza, petición… y, a veces, también tenemos ingratitud, desobediencia, deuda… Mucha gente se confiesa antes de morir, y ya no se va al infierno. Pero, mucha gente no alcanzó a pagar la PENA por los daños que causó, y tiene que ir a pagarlos al Purgatorio. La Iglesia puede perdonar la PENA, porque Jesús se lo facultó a Pedro y a sus sucesores. Ahora, con motivo del Año Paulino, la Iglesia nos puede conceder el perdón de la PENA, es decir, nos puede conceder la Indulgencia Plenaria, es decir, el perdón total de la PENA que haya que pagarse en el Purgatorio. La podemos ganar para nosotros mismos o ganarla para algún difunto. ¿Cómo se hace? + Confesarse, Comulgar. Orar por el Papa, rezar la Oración por el Año Paulino y rechazar el afecto al pecado, en algún Domingo del Año Paulino. ¡Fácil! ¡Gracias, Señor, por este gran regalo! Si lo hacemos todos los días establecidos, vamos a dejar vacío el Purgatorio.

Share: