CCM

¡Comprométete!

De acuerdo a la Wikipedia (enciclopedia de contenido libre, multilingüe y gratuito en internet) define patriotismo como “la conmiseración que tiene un ser humano por su tierra natal o adoptiva a la que se siente ligado por unos determinados valores, cultura, historia y afectos. Es el equivalente al sentimiento de pertenencia a una familia”. Por el contrario, la persona que cae en la lisonja por defender su país, se le denomina chovinista o patriotero. Este par de conceptos siempre salen a relucir en las fiestas patrias y no es mi intención abundar un tema del que se ha hablado pródigamente de ello. Creo que el campo de discusión se limita a una verdadera autocrítica, a un examen de conciencia a propósito de estas fechas: ¿Somos buenos mexicanos como solemos ufanarnos? ¿Cuánto nos falta para ser merecedores de benigno atributo? ¿Sobrepasaremos lo logrado por nuestros antecesores? Si reconocemos que somo malos mexicanos ¿Por qué sustentamos molestas, abusivas e insoportables conductas que tanto criticamos? ¿Nos dejaremos ayudar para que se gesten cambios de actitudes y de aptitudes que nos permitan evolucionar como sociedad? ¿Cómo encarar a aquellos mexicanos que con premeditación, alevosía y ventaja se han apropiado y han hecho de esta nación el país del no pasa nada? ¿Cómo detener (no contener) la ola de violencia erigida por la horda de delincuentes, hijos de la mala vida, mexicanos desgraciados que se hicieron retoños de la violencia y el crimen? La solución no es cosa de recetas mágicas, ni de buenas intenciones o propósitos, está en la disposición de cada uno para comprometerse, dar guerra en la propia trinchera. Estoy seguro que hay muchos mexicanos comprometidos, dispuestos a luchar por vivir y heredar un país mejor y próspero, sin embargo, no son suficientes benjamines de la “raza de bronce” para dar un demoledor golpe de timón. Podemos sugerir una lista de procedimientos que si se aplican como deben ser, dan efectivos resultados, pero si nos dominan los estigmas ancestrales (la envidia, el miedo, el influyentismo, el paternalismo, el abstencionismo y la susceptibilidad) de nada servirá restaurar el orden y la justicia, la equidad y la armonía, recobrar nuestros sueños extraviados, alcanzar la anhelada unidad nacional, hacer realidad el país con el que hemos soñado o dormir con la conciencia tranquila, si solo predominan los esfuerzos aislados, las proezas individuales que fragmentan las sucesiones de parapetos que impiden a toda costa la suma de consecuciones. ¡Comprométete con tu país! Patriota o patriotero es un tema de café pasado de moda, tratemos de ser como aquella turba mal armada pero bien organizada que luchó por lo que quería, la independencia de nuestro país. Los escenarios son distintos y ahora es el turno escribir un capítulo más de nuestro devenir y en nuestras manos está trascender a nuestro tiempo ¡Va por México!

Share:

Leave a reply