CCM

Ayuda y generosidad con Myanmar

Después del telegrama de ayer al presidente de los obispos birmanos tras el paso del ciclón tropical Nargis, Benedicto XVI “profundamente afligido” por las trágicas consecuencias de esta catástrofe ha aprovechado la tribuna de la Audiencia General en la plaza de san Pedro para invitar de nuevo esta mañana a la comunidad internacional a que abra el corazón a la piedad y a la generosidad ante el sufrimiento causado por esta ingente tragedia. “Hago mío el grito de dolor y de ayuda de la querida población de Myanmar, que ha visto inesperadamente destruidas por la devastadora violencia del ciclón Nargis numerosísimas víctimas, además de los bienes y medios de subsistencia. Como ya he asegurado en el mensaje de solidaridad enviado al Presidente de la Conferencia Episcopal, estoy espiritualmente cercano a las personas afectadas. Quisiera además repetir a todos la invitación a abrir el corazón a la piedad y a la generosidad para que, gracias a la colaboración de cuantos tienen la posibilidad de prestar socorro, puedan aliviar los sufrimientos causados por esta inmensa tragedia”. Según los últimos datos proporcionados por los medios de comunicación birmanos, el paso del ciclón ha causado más de 22.000 muertos y 41.000 desaparecidos. La Audiencia General, que ha concluido con este llamamiento, ha sido enriquecida hoy, con la presencia de Su Santidad, Karekin II. Con un abrazo fraterno en la plaza de san Pedro, el Papa ha acogido al patriarca de todos los armenios, que ha seguido junto al Pontífice la Audiencia General. El patriarca supremo de la Iglesia Apostólica Armenia, como ya informamos ayer, se encuentra de visita en Roma y el viernes será recibido oficialmente por el Santo Padre en el Vaticano. Antes de empezar la audiencia Benedicto XVI, de pie, ha dirigido un saludo en inglés a Karekin, apreciando su ”compromiso personal” por mejorar ”las relaciones entre católicos y armenios” y deseando que Dios “ilumine su peregrinación y sus importantes encuentros” de estos días en Roma. Por su parte, Su Santidad Karekin II, en un mensaje, ha subrayado en particular que el ”abrazo con el cual lo ha acogido el Papa, testimonia “el calor” de las relaciones entre los dos credos cristianos. El supremo Patriarca y Catolicós de todos los Armenios ha hablado también del compromiso común ”por la paz”. ”En nuestra diversidad -ha dicho Karekin II- está la comunidad del amor”. Una visita, ésta, que tiene lugar tras el reciente viaje a Armenia del cardenal secretario de estado Tarcisio Bertone. Por eso, Benedicto XVI ha puesto el acento sobre el significado de la solemnidad de Pentecostés en el camino del ecumenismo. “Tenemos la certeza que el Señor Jesús jamás nos abandona en la búsqueda de la unidad” ha dicho el Papa. “Porque su Espíritu es incansable en sostener nuestros esfuerzos tratando de superar toda división y restañando toda laceración del tejido vivo de la Iglesia”. “La Iglesia está siempre, por decirlo de alguna manera, en Pentecostés: recogida en el Cenáculo reza incesantemente para obtener siempre nuevas efusiones de los dones del Espíritu Santo”. Este ha sido el resumen que de su catequesis ha hecho el Santo Padre en español para los peregrinos de nuestra lengua presentes en la audiencia: Queridos hermanos y hermanas: Hoy está con nosotros el Patriarca Supremo y Katholicos de todos los Armenios, con una delegación, que he recibido con gozo esta mañana, y cuya presencia reaviva la esperanza de llegar a la plena unidad de todos los cristianos. La proximidad de la solemnidad de Pentecostés nos invita a confiar en la ayuda del Espíritu Santo para avanzar en el camino ecuménico. Jesús aseguró a los suyos que mandaría el Espíritu Santo, que los alentaría siempre hasta los más recónditos confines de la tierra, y esto se hizo manifiesto y público precisamente el día de Pentecostés. La Iglesia, por así decir, vive continuamente en estado de Pentecostés, y por eso no se desanima ante las dificultades para realizar su misión y mantener vivo el anhelo de la plena unidad de todos los discípulos de Cristo. Saludo cordialmente a los peregrinos y visitantes de lengua española venidos de España, México y otros países latinoamericanos. Exhorto a todos a orar incesantemente por el progreso ecuménico, pues la plegaria es el corazón del camino hacia la unidad entre los cristianos. Muchas gracias por vuestra visita. Benedicto XVI ha finalizado la Audiencia, como siempre, dirigiéndose a los jóvenes, a los enfermos y a los recién casados. Queridos jóvenes, en este mes de mayo recién comenzado, que la tradición popular dedica a María, aprended de Ella a cumplir siempre la voluntad de Dios. Contemplando a la Madre de Cristo crucificado, vosotros, queridos enfermos, sabed reconocer el valor salvífico de cada cruz; y vosotros, queridos recién casados, encomendaos a la protección de la Virgen Santa, para crear en vuestra familia el clima de oración y de serenidad que reinaba en la casa de Nazaret. Benedicto XVI y Karekin II, Catolicós de todos los armenios, en la plaza de san Pedro, renuevan el compromiso para el diálogo ecuménico entre Iglesia Apostólica Armenia y la Iglesia Católica. Fuente: RV http://www.radiovaticana.org © 2008 CEM :: CONFERENCIA DEL EPISCOPADO MEXICANO

Share:

Leave a reply